Pages

Por qué Blockstream está condenado a fracasar

challenger

Como víctimas de la “Revolución Cultural” firmando su propia condena frente a una pandilla de guardias rojos, unos pocos representantes de las granjas y pools mineros chinos –algunos de los cuales previamente se habían manifestado a favor de Bitcoin Classic— juraron recientemente fidelidad a la “hoja de ruta” de Blockstream1, la compañía que ha comprado a los desarrolladores del cliente Bitcoin Core con el fin de monopolizar el desarrollo de Bitcoin, y que pretende mantener el tamaño de los bloques artificialmente restringido para su propio beneficio. Lo han hecho a puertas cerradas y en contra de la voluntad de la inmensa mayoría de usuarios, ahorristas, inversores, comerciantes, procesadores de pagos y sitios de intercambio, pero principalmente en contra de sus propios intereses de mediano y largo plazo –ya que menos transacciones por bloque significa menos ingresos por tarifas para los mineros, además de la necesidad de apurar “soluciones” de escalabilidad que desvían aún más tarifas hacia las arcas de Blockstream–. Cabe afirmar que le han confiado la planificación de su propio futuro a su principal competidor.

Mientras tanto, la capitalización de mercado de las altcoins continúa en aumento; el precio del bitcoin sigue estancado; el número de nodos de Bitcoin Classic bate récords semana tras semana; los desarrolladores de Bitcoin Core siguen en guerra contra el mercado (llaman “golpe” a la propuesta de Classic, como si Bitcoin fuera un Estado y ellos un gobierno); los inversores, desarrolladores y empresarios que impulsaron durante años el crecimiento de Bitcoin siguen expresando en vano su frustración; y la censura en los foros que la mayoría de los bitcoiners solían visitar (hoy controlados por Blockstream) se ha vuelto tan extrema que una simple pregunta levemente incómoda es castigada con la expulsión inmediata.

Hay quienes ven en tan desconcertante espectáculo una prueba del fracaso del sistema de incentivos ideado por Satoshi Nakamoto (“si los chinos se dejan dominar o comprar por una pequeña mafia, imagina lo que harán cuando los presione un gobierno”), si no un fallo del propio mercado por llevarnos a la centralización que –según ellos– la escalabilidad de Bitcoin demanda inexorablemente.

Tonterías. Una vez más, los miopes subestiman la antifragilidad de Bitcoin.

El acuerdo de los mineros chinos con Blockstream no es sostenible, por una serie de razones que a continuación paso a enumerar.

1- El acuerdo no es legalmente vinculante, y los mineros chinos ya han cambiado su postura varias veces en el pasado sin justificación alguna –lo que evidencia una notoria falta de visión, o bien de coraje, o bien de comprensión de las fuerzas que están en juego–.

2- Los mineros van a depender cada vez más, no menos, de las tarifas por transacción –es decir de un número creciente de transacciones en la cadena de bloques– para que su negocio siga siendo rentable. No hace falta mencionar que si pretenden que los usuarios de Bitcoin paguen cada vez más por sus transacciones, lo que en realidad van a lograr es empujarlos hacia cualquier alternativa que suponga menos costo, menos fricción y menos incertidumbre (la competencia por registrar transacciones en un bloque artificialmente limitado hace impredecible el tiempo de confirmación). El negocio de los mineros depende de que Bitcoin conserve su ventaja como pionero y su efecto de red, lo que depende a su vez de que conserve su utilidad en un espacio cada vez más competitivo.

3- Nada garantiza que los pools mineros que hoy aportan la mayor parte del poder de cómputo mañana seguirán conservando su actual grado de influencia. Muchos pools mineros han crecido vertiginosamente en el pasado –alguno incluso hasta superar el 50% del poder de cómputo de toda la red– para luego ver su hash rate reducido a la insignificancia en cuestión de meses. El mercado libre –y en Bitcoinlandia el mercado es verdaderamente libre– tiene la costumbre de sacudirse a los actores que hacen mal uso de su poder.

4- La única manera de satisfacer a los accionistas de Blockstream es inutilizar permanentemente a Bitcoin para que los usuarios se vean forzados a caer en sus redes. Pero todos los que han invertido y trabajado desde 2009 en adelante para llevar a Bitcoin hasta donde hoy se encuentra lo han hecho inspirados por la visión de Satoshi, y dejarían de hacerlo si alguien los forzara a abandonarla –lo que perjudicaría a todos los bitcoiners pero especialmente a los mineros, que debido a su inversión en harware específico y a su estructura de gastos no pueden darse el lujo de ignorar una caída sostenida del precio–.

5- Las altcoins han sido las grandes beneficiarias de las tácticas de Blockstream (“adoptar, extender y extinguir” mediante politiquería, corrupción, mentiras, difamación, censura, intimidación, estancamiento intencional, etc.), lo que no es de extrañar si se recuerda que Blockstream cuenta con varios desarrolladores de altcoins en sus filas. Tarde o temprano, si los dueños de las granjas y los pools más grandes no despiertan de su letargo, alguna altcoin amenazará seriamente con comerse el almuerzo de Bitcoin. Entonces quedará claro hasta para los mineros más ingenuos –o más corruptos; da igual cuáles hayan sido sus motivos hasta ese momento– que es necesario desembarazarse de Blockstream para que la visión de Satoshi –que sí contempla sus intereses, así como los de todos los integrantes del ecosistema– pueda concretarse. Eso si: antes de regresar a Bitcoin, quienes hayan huido hacia alguna altcoin o buscado allí cobertura transitoria querrán asegurarse de que el agente causal de la obstrucción y la parálisis (Blockstream) ha dejado de existir, incluso como factor de riesgo.

6- El halving (reducción a la mitad de la recompensa por bloque hallado) se aproxima, y cuando llegue duplicará la presión sobre los mineros si el precio del bitcoin continúa fluctuando cerca de los niveles actuales.

7- El hardware que usan los mineros se convertirá gradualmente en chatarra si Bitcoin interrumpe su crecimiento y el precio no aumenta después del halving –y peor aún si desciende–, pues no les sirve prácticamente para nada más que para obtener bitcoins. A diferencia de Blockstream, los mineros no pueden traicionar a los usuarios de Bitcoin sin traicionarse a sí mismos.

8- Perder dinero a diario es un excelente remedio contra la desidia, la pusilanimidad y el “pensamiento” grupal. Si la experiencia del usuario continúa empeorando, las tarifas continúan aumentando y la huida de Bitcoin empieza a acelerarse, los mineros no van a quedarse de brazos cruzados mientras su negocio se evapora, esperando que el Líder Supremo de Blockstream tome una decisión por ellos. Un auténtico dictador tiene las herramientas para obligar a mucha gente a perder dinero –incluso a morir de inanición–; Blockstream no las tiene –mal que le pese al pequeño Führer que maneja esta empresa–.

9- Ignorar a los usuarios es un requisito del plan que Blockstream ha urdido para beneficiarse a expensas de Bitcoin. Pero los mineros no pueden darse ese lujo: si los mineros continúan ignorando al mercado, la posibilidad de un fork sin la cortesía de un determinado porcentaje del poder de cómputo como requerimiento inicial –y hasta la posibilidad de un cambio de algoritmo de minado– penderá sobre sus cabezas cada vez más peligrosamente. ¿Qué harán con las monedas que obtengan si estas dejan de ser aceptadas por exchanges, brokers y procesadores de pagos? No hay que olvidar que, en esencia, Bitcoin no es más que un registro de transacciones en busca de un protocolo capaz de proteger el valor que allí reside –un libro de contabilidad que garantiza la titularidad de unas monedas cuyos dueños han superado mil pruebas de fuego, y que no dudarán en superar una más–. Si piensas que el efecto de red depende del protocolo y no del registro de transacciones, piénsalo mejor.

10- Por último, la conocida máxima de Abraham Lincoln no ha perdido vigencia: “Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”. Dada la naturaleza de Bitcoin, estas sabias palabras se aplican a Blockstream más que a ninguna otra organización a lo largo de la historia.

A diferencia del Estado –refugio predilecto de psicópatas e inútiles–, Bitcoin es una institución completamente voluntaria, por lo que dentro de sus abstractos confines nadie puede obligarnos a servir a los intereses de una determinada empresa.

La planificación central existe en las sociedades porque la mayoría de la gente no puede imaginar un orden extenso sin un centro rector desde el cual unos “expertos” dirigen los asuntos de los demás, así como la mayoría de los creyentes no pueden imaginar un orden complejo que no sea gobernado por una entidad sobrenatural y omnisapiente. Pero lo que la mayoría es capaz o no de imaginar no determina lo que es posible: aunque muchos no entiendan cómo o por qué, Bitcoin existe, funciona y seguirá existiendo y funcionando. El analfabetismo económico de ciertos mineros o su prosternación ante una figura despótica no va a hacer desaparecer su afán de lucro, ni la imperiosa necesidad de una moneda independiente del poder coactivo, ni va a desalinear los intereses de todos los demás agentes económicos que habitan –y que han construido– el mundo Bitcoin.

El orden espontáneo que la chispa de Bitcoin ha encendido se despliega en ausencia de planificación central. Más aún: como toda estructura social enraizada en principios válidos y construida de manera orgánica y voluntaria, Bitcoin desalienta y eventualmente castiga cualquier tentativa de dominio basado en la agresión o el fraude.

Bitcoin a veces nos confunde porque no estamos acostumbrados a tener algún poder sobre la calidad y el destino de la moneda que usamos, pero deberíamos empezar a acostumbrarnos. Al fin y al cabo, la fortaleza de Bitcoin reside justo allí donde el aspirante a dictador ve una debilidad: en la posibilidad que tenemos de influir sobre el proyecto. Si el grupo que controla el software de referencia insiste en tomar una dirección que la mayoría económica rechaza (por ejemplo hacia un Bitcoin inseguro, inutilizable o con una inflación creciente o arbitraria), habrá fork –y probablemente no sea el último, pues habrá tantos forks como sean necesarios para mantener a los desarrolladores al servicio de los usuarios–.

Cuando sus accionistas pierdan la paciencia, Blockstream arderá hasta quedar reducido a cenizas, y el Sr. Bitcoin habrá superado un obstáculo más en el camino hacia su Destino Manifiesto. ¿Creías que este iba a ser un viaje apacible? Lamento informarte que el ataque de Blockstream no va a ser el último ni el más difícil de los desafíos que nos esperan.

La libertad –ya lo dijo Emerson– es un fruto lento.


1
Financiada por compañías tales como Pricewaterhouse Coopers (involucrada en el gigantesco escándalo de corrupción de Petrobras), Mastercard y la multinacional AXA Group (la compañía de seguros con más exposición al monstruoso casino de derivados en todo el mundo –unos USD 500 mil millones–), Blockstream es una empresa especializada en “soluciones de escalabilidad” fuera de la cadena de bloques liderada por Gregory Maxwell (el desarrollador que en 2010 declaró haber probado matemáticamente que Bitcoin estaba condenado a fracasar, y que años después aprovechó un bug en GitHub para atribuirse aportes de otros desarrolladores realizados en 2009 y 2010, mucho antes de su primer aporte), Adam Back (uno de los primeros en enterarse de la existencia de Bitcoin, así como uno de los primeros en desestimarlo –si bien en 2013 finalmente se decidió a invertir, justo cuando el precio del bitcoin alcanzó los US$ 1200–), y Austin Hill, un conocido estafador (aunque redimido, si hemos de creerle a él mismo). Entre los empleados de Blockstream hay varios desarrolladores de altcoins –como Freicoin (un proyecto basado en la idea de que es necesario forzar el consumo mediante la pérdida de valor de la moneda) e Ixcoin (un proyecto que… en fin, que da vergüenza describir)–, uno de los responsables de Intersango (un exchange que cerró sus puertas sin aviso previo, llevándose el dinero de sus clientes), un official maintainer que posee conocimientos de economía dignos de una vieja de feria, y un individuo que rechaza la teoría de la evolución, asegura que el sol gira alrededor de la tierra y defiende el exterminio de herejes y homosexuales. Créase o no –y yo todavía me pellizco para confirmar que no estoy soñando–, hay quienes ansían depositar el destino de Bitcoin en las manos de esta gente.