Pages

Los mercados de la Darknet se destacan por su buena atención al cliente

tunnelFuente: Wired.co.uk

Por Jamie Bartlett

Traducido al español por Symposion

En 1972, mucho tiempo antes de Ebay o de Amazon, unos estudiantes de la Universidad de Stanford en California y otros del MIT en Massachusets llevaron a cabo la primera transacción comercial de la historia por medios de comunicación digitales. Usando la cuenta de ARPANET asociada a su laboratorio de investigación en Inteligencia Artificial, vendieron a sus colegas una pequeña cantidad de marihuana.

Desde entonces, el mercadeo de pequeñas cantidades de drogas ilegales se ha hecho un lugar en la red. Pero el año pasado, el 20% de los usuarios de drogas del Reino Unido compraron drogas online. La mayoría en los mercados de la darknet.

No puedes acceder a los mercados de la darknet usando un navegador normal. Se encuentran alojados en una zona encriptada de internet llamada “Servicios Ocultos por Tor”, donde las URL son cadenas de números y letras sin sentido aparente que terminan en un .onion, y a los que se accede usando Tor.

El inteligente sistema de encriptado de tráfico de Tor hace muy complicado que los cuerpos policiales puedan saber dónde se encuentran alojados estos sitios, o la gente que accede a ellos y los usa. Es un lugar natural para mercados de drogas sin ningún tipo de censura, así como para webs donde se dan chivatazos con información relevante o de movimientos políticos disidentes en diversos países, que usan las mismas técnicas para protegerse y proteger a sus visitantes.

El más conocido de estos mercados en la darknet se llama Silk Road. En octubre de 2013, tras una larga investigación, fue cerrado. El juicio contra Ross Ulbricht, de 29 años de edad entonces, acusado de gestionar el site, está en proceso en estos meses. Pero tan pronto como fue cerrado, varios otros mercados, incluyendo una copia exacta de Silk Road, rellenaron el espacio dejado con su desaparición.

Un mes después, en noviembre de 2013, había un puñado de estos mercados de drogas: ahora hay unos 30 distintos, como Pandora, Outlaw Market, 1776 Market Place, y la mayoría de ellos lo están haciendo bastante bien. Entre enero y abril del 2014, la versión renovada de Silk Road -montada en un mes tras haber sido cerrado- llevó a cabo más de 100.000 ventas. Pero lo más chocante sobre estos sites no es cuántos hay sino cómo están cambiando la industria de las drogas: ¡funcionan excepcionalmente bien!

darknet

Lo primero que te choca cuando te abres una cuenta en Silk Road 2.0 es la variedad. Hay casi 900 vendedores entre los que elegir, vendiéndote más drogas de las que yo creía que existían. Heroína, opio, cocaína, LSD y fármacos de prescripción médica están siempre disponibles. Ténicamente hablando, Silk Road 2.0 es un mercado anónimo para cualquier cosa (con algunas excepciones como la pornografía infantil que no se tolera), lo que quiere decir que hay secciones para alcohol, arte, artículos de contrabando y hasta libros. Los listados incluyen hasta un Box Set de ‘Los Soprano’, cupones de cientos de dólares para material de acuario marino, y certificados de nacimiento en el Reino Unido falsos. Cada cosa con su descripción, foto y precio.

Pero la mayoría de la gente está aquí por las drogas. Cuando tú pillas drogas de los vendedores callejeros, tu oferta se ve limitada por la geografía y por aquellos camellos que conoces. Pero esto es un mercado internacional. Aunque una tercera parte de los vendedores están en los USA, y un 10% en el Reino Unido, la mayoría promete enviar a cualquier parte del mundo. Los mercados de drogas anónimos en la darknet facilitan una solución probada y testada para esta variedad de oferta. Cada site promueve la puntuación por parte de compradores y vendedores -normalmente del 1 al 5-, y dar cuenta cierta y detallada de cómo te ha ido la compra con el vendedor es casi una obligación para los compradores. Y vaya que si lo hacen. Al navegar entre las ofertas de marihuana, encontré unas 3000 opciones anunciadas por unos 200 vendedores. Así que como es natural en quien quiere usar un mercado de este tipo, empecé a revisar las puntuaciones de los vendedores, intentando detectar lo que otros habían marcado como buen material y de fiar: “No pilles a este hijo de puta -20 gramos de hash marroquí” escribía un claramente frustrado comprador.

Aunque todos los vendedores usan un seudónimo por razones obvias, ellos conservan el mismo nombre falso para poder construirse una reputación. Trabajan duro para levantar un buen nombre (aunque sea falso) para su empresa, porque es la única forma de fidelizar a los clientes en ese entorno. Esa es la razón por la que son tan extraordinariamente educados. Me puse en contacto con un vendedor usando el sistema de correo interno del site. Su nick era ‘Drugsheaven’ y estaba en el extranjero, pero en su página anunciaba “excelente marihuana y hash de calidad por un precio justo”. Tenía una clara política de reembolso con muy claras condiciones y cerca de 2000 anotaciones de los compradores en los 4 últimos meses que le calificaban entre un 4.8 y un 5, con algún comentario ocasionalmente negativo. “Soy nuevo aquí”, le dije. “¿Crees que sería posible comprar una pequeña cantidad de marihuana?” Él me contestó casi en el momento: “Buenas! Gracias por tu mensaje. Mi consejo es que empezar de a poco es posiblemente lo más inteligente, así que no hay problema si quieres empezar con 1 gramo. Yo lo haría si fuera tú. Espero que podamos hacer negocios. Saludos.”

customer

Con tanta pasta circulando en estos sites, los vendedores pueden hacer caja sin salir de casa. Algunos vendedores intentar jugar con el sistema de puntuación: los trucos más comunes son la creación de cuentas falsas desde las que escribirse buenos feedback, escribir malos comentarios a los competidores, e incluso pagar a otros para que le hagan comentarios favorables. Pero hay un montón de autocontrol y monitorización de estas actividades por una comunidad de usuarios motivada y activa: la mayoría de los timadores son rápidamente cazados y su reputación hecha trizas.

Como viven en los límites, estos sites son impresionantemente innovadores. La moneda de elección es el Bitcoin, la criptomoneda digital, que puede ser cambiada por otras monedas fácilmente y además ofrece a sus usuarios un extra de anonimato. Cuando se descubrió un fallo en el sistema de pago (los administradores de algunos sitios hacían la función de escrow o árbitro, pero se fugaban en ocasiones con el dinero) la comunidad desarrollo un método de pago más seguro llamado “multi-sig escrow”, en el que el dinero sólo se envía si 2 de 3 partes están de acuerdo en firmar la transacción. Para ayudar a mantener el anonimato de los compradores, otros desarrolladores han creado “ofuscadores”, que son una especie de mini-sistemas de blanqueo de dinero para evitar que se sepa quién envía bitcoins a quién. Entonces, en abrirl del 2014, un buscador para estos mercados de drogas llamado ‘Grams‘ se lanzó incluyendo anuncios por campañas y búsquedas populares.

Las agencias policiales de todo el mundo -pero especialmente en USA- han empezado a interesarse más profundamente por lo que ocurre en esta extraña y encriptada internet, y sin duda se están volviendo mejores a la hora de infiltrarse y cerrar estos sites. Cada cierto cierto, uno de ellos desaparece tras una redada policial, esparciendo miedo y preocupación entre la comunidad de usuarios. Pero los mercados de la darknet aprenden de cada error y se están volviendo más seguros y más descentralizados, lo que los hace más y más difíciles de combatir.

El tráfico de drogas se ha caracterizado tradicionalmente por monopolios locales y cárteles. Pero la darknet con sus mercados crearon una nueva dinámica. Al introducir un inteligente método de pago, un sistema de puntuación pública del vendedor y un entorno de competición real, el poder se está desplazando desde los vendedores hacia los consumidores. No hay indicativo más claro de ese proceso que uno de los últimos posts en el foro de discusión original de Silk Road, puesto por uno de los experimentados administradores que gestionaban el lugar justo antes de que el FBI lo cerrara el año pasado: “Mis disculpas a todos los que estáis experimentando lentos tiempos de respuesta en Atención al Cliente… Estamos implementando algunos cambios para asegurarnos de que los mensajes no puedan recibir un mal uso en el futuro, y de nuevo, pido disculpas por cualquier molestia que los retrasos en atender vuestras reclamaciones puedan haberos causado”.

customer-service

Esto logra precisamente lo que los libros de texto de economía predicen: un mejor trato para los clientes. La más sorprendente estadística sobre Silk Road 2.0 no es la cantidad de drogas disponibles (aunque es realmente impresionante) sino los indices de satisfacción. Cuando analicé 120.000 comentarios de compradores que había en el site, más del 95% marcaban un 5 sobre 5.

Cierto, el precio es más variable. En octubre de 2013, la cocaína en Silk Road costaba una media de 92.20$ por gramo, comparado con un coste global medio en la calle de 174.20$ el gramo. Por otra parte, el precio medio de la marihuana -12.10$ por gramo- era muy superior al precio medio en la calle que es de 9.50$ el gramo, y la heroína es particularmente cara, con un coste de casi el doble del precio callejero en USA. Pero los usuarios de drogas parecen estar deseando pagar un precio ligeramente superior a cambio de aprovechar un sistema para la regulación de este mercado controlado por el comprador, que provee un mínimo de calidad asegurada. En la calle, la pureza de la droga fluctúa salvajemente y tiende a ir cayendo: la pureza media de la cocaína es del 25% (aunque se ha encontrado de menos del 2%) y está cortaba habitualmente con sustancias como la benzocaína. Sin saber lo que te estás metiendo en el cuerpo estás entrando en un juego que puede tener trágicas consecuencias. Entre el 2009 y el 2010, una partida de heroina contaminada con anthrax infectó a 47 usuarios en Escocia, matando a 14 de ellos.

Quizá no sea Silk Road 2.0, o ni siquiera los Servicios Ocultos por Tor los que transformen el tráfico de drogas. Pero ahora que los consumidores están al mando, no volverá a ser lo mismo nunca más. Lo que esto implica para la política de drogas no está claro. Los mercados de drogas de la darknet han puesto las drogas más fácilmente al alcance de todos, y eso no es algo para festejar. Sospecho que tenderán a provocar un mayor uso, el cual sea legal o ilegal crea miseria. Hay violencia y corrupción en cada punto de la cadena de suministro de drogas según se mueven desde los productores a los usuarios. Puede acortarse la longitud de dicha cadena, pero cuando la demanda sube, la oferta normalmente le sigue.

La historia sugiere que aquellos que quieren drogas encontrarán una forma de obtenerla. Y aquí ellos pueden obtener un mejor producto con menores riesgos asociados que al comprar drogas en la calle. Incluso acaba con el crimen a nivel de calle provocado por las mafias de las drogas, ya que los camellos tradicionales se vuelven innecesarios. Estos mercados están transformando el sucio y peligroso asunto de comprar drogas en oscuros callejones en una simple transacción entre consumidores que ahora tienen más poder y vendedores responsables.

No es el ser anónimo online. Ni Bitcoin. Ni la maravillosa encriptación que mantiene palpitando los mercados de la darknet.

El secreto en realidad es un gran servicio de atención al cliente.

Leer artículo original, en inglés

, ,