Pages

Por qué la moneda del futuro no surgirá de las redes sociales (VI)


 
Leer parte 1
Leer parte 2
Leer parte 3
Leer parte 4
Leer parte 5 
 

 

Podemos usar la moneda – como usamos el lenguaje – sin conocer sus reglas, precondiciones, orígenes, etc. Pero comprender la manera en que la moneda funciona requiere cierto entrenamiento: es necesario ampliar el foco, situarse por encima de las relaciones personales – una predisposición que, según parece, no está grabada en nuestros genes.

Los vínculos que propician las redes sociales son experimentados y valorados en forma directa por sus integrantes, quienes permanecen conectados por motivos explícitos, ejerciendo un alto grado de control sobre las señales que emiten y reciben. En cambio, por medio de la moneda nos llegan señales útiles pero enigmáticas, y emitimos señales cuyo rastro se pierde casi de inmediato. Ante estos fenómenos, nuestro sentido común se rebela: “Si tenemos poco y nada en común con la inmensa mayoría de los que participan en tal sistema… ¿cómo se dirige el proceso productivo?; si ni siquiera nos conocemos… ¿cómo es posible que nos organicemos efectivamente para crear, producir y distribuir tantos bienes y servicios?”.

Al igual que la institución lenguaje, la institución moneda no surgió por decreto, y ciertamente no requiere una dirección central para funcionar. De hecho, establecer una dirección central es la mejor forma de entorpecer su funcionamiento; esto es, de obstaculizar el acceso a la prosperidad – cuando no a la mera supervivencia – de millones de personas que sólo pueden coordinar sus acciones de manera eficiente gracias al mecanismo de precios.

 

Leer parte 7

 

 

, , , , , , ,