Pages

El Parlamento Minero de Bitcoin

Enfrentémoslo: estamos pisando tierra inexplorada. Llevamos con nosotros el mapa que Satoshi nos legó, pero en sus trazas no constan los pormenores de cada metro cuadrado de superficie virgen. Solo al andar vamos descubriendo el verdadero relieve de Bitcoinlandia, con todos los accidentes que la distancia minimizaba, con todos los desafíos que nos separan de nuestro Destino Manifiesto.

¿Cómo deberíamos encarar los desacuerdos que surgen, ante cada posible bifurcación, en el seno de la caravana bitcoiner? El método Blockstream/Core, consistente en subordinar los intereses de todos a los de una junta de tecnócratas, nos conduce de vuelta a nuestro lugar de origen, allí donde una autoridad monetaria escoge discrecionalmente ganadores y perdedores. Es una de las lecciones más caras que hemos aprendido, pero gracias a ella los mineros han adquirido finalmente consciencia de su rol en el sistema ideado por Satoshi Nakamoto.

Los mineros actuales, ilustrados y curtidos por la experiencia, saben que no están obligados a usar un código reñido con sus intereses, y saben también que sus intereses están alineados naturalmente con los de usuarios, empresarios e inversores. Vuelve entonces el white paper a servirnos de guía a medida que se acerca el próximo desafío que nos toca enfrentar: un posible fork en Bitcoin Cash el próximo 15 de noviembre.

Lo que nos interesa del caso no es tanto el contenido de las propuestas en pugna –cuyas diferencias son, esta vez, menores– como dilucidar los mecanismos de toma de decisiones y resolución de disputas que nos permiten avanzar en este nuevo territorio. Por eso acudimos hoy al último ensayo de Javier González González, nuestro especialista en gobernanza descentralizada.


El Parlamento Minero de Bitcoin

Por Javier González González

Como en su conjunto constituyen una nueva forma de poder ejecutivo, es probable que en un futuro próximo se establezca un Parlamento Minero de Bitcoin (BMP) virtual y transparente, donde cada participante tenga voz y voto en proporción a su porcentaje de exahases por segundo demostrables.

Los mineros son el poder ejecutivo de Bitcoin

Actualmente, los mineros de Bitcoin estiman el consenso con inadecuada coordinación.

Esto provoca hardforks contenciosos que dividen la blockchain, fracturan la comunidad, generan confusión y dañan la adopción. Los mineros pueden asumir, mejor que nadie, la responsabilidad de evitar que tales eventos se repitan.

En el proceso de desarrollo tecnológico, con frecuencia surgen encrucijadas con dos soluciones válidas pero incompatibles en la misma blockchain. Por lo tanto, el desarrollo tecnológico exige la toma decisiones.

La tendencia humana a enredarse en conflictos es inevitable. Con múltiples equipos de desarrollo compitiendo, la confrontación es solo cuestión de tiempo. Para resolver esto, los mineros deben desempeñar su rol ejecutivo.

Además, en una carrera tecnológica el vector de aceleración es un factor decisivo. La adopción global será conquistada por la blockchain capaz de evolucionar tecnológicamente a mayor velocidad.

Para que una adopción global exitosa sea posible, los mineros de Bitcoin deben coordinarse eficazmente.

Votando con potencia de cálculo (hashpower), los mineros pueden actuar como una entidad.

Coordinados, como si de un General Bizantino virtual se tratase, los mineros pueden llegar a un consenso legítimo que sea reconocido como la voz de los mineros de Bitcoin. El impacto de sus decisiones, buenas o malas, recaerá plenamente sobre ellos.

Los usuarios, a través de los nodos que no minan, no tienen ningún poder.
Los usuarios, a través de los mercados, tienen mucho poder. Constituyen el mayor poder a medio y largo plazo, un poder que prevalecerá sobre cualquier otro. Pero no es ejecutivo. Sus actos responden al acto ejecutivo. Influyen, pero indirectamente.
Los desarrolladores proponen las reglas de consenso, pero la decisión última se hace cumplir con hashpower.

Los mineros son competitivos, tienen todo el incentivo, controlan totalmente la blockchain y disponen del sistema de voto más seguro que existe. Esto no significa que tienen el poder absoluto, pero sí el poder ejecutivo, con las responsabilidades que ello implica.

La legitimidad es un requisito indispensable para que el Parlamento Minero de Bitcoin (BMP) sea vinculante. Esto se consigue con verificabilidad, que emanará directamente de los bloques de la blockchain.

Los pools solo son representantes temporales del hashpower aportado por quien decide minar con ellos para crear bloques. Pueden ser reemplazados sin riesgo y con facilidad. Por lo tanto, no tienen poder ejecutivo. Los mineros tienen el poder ejecutivo, porque son quienes controlan máquinas de minería y costean la electricidad.

Propuesta

En la transacción coinbase de cada bloque, los pools deberán publicar las direcciones de los principales mineros en múltiples outputs, indicando en el OP_RETURN el porcentaje de hashpower correspondiente a cada minero.

Descripción         Hexadecimal
OP_RETURN           0x6a
Reserved prefix     0x9d01
Value [1,10000]     0x2710 (10000 = 100,00%)

El hashpower individual de cada minero se calcula en función de su cuota señalizada a partir del hashpower registrado en el bloque. Un pool nunca podrá controlar más hashpower que el demostrado en sus bloques.

Así, cada minero podrá demostrar su esfuerzo, más allá de la blockchain, en proporción a su porcentaje de hashpower.

La implementación de esta señalización depende de la voluntad de los mineros. Esta voluntad puede expresarse mediante la transferencia del hashpower a los pools que publiquen en cada bloque esta información con precisión.

El BMP será vinculante cuando participe la mayor parte del hashpower.

El Parlamento Minero de Bitcoin se puede implementar de diversas formas. Expondré una de ellas, la más avanzada según mi criterio y experiencia:

  • No es necesario alterar el protocolo de la blockchain, ni las operaciones de minería.
  • El espacio debe ser virtual –a través de internet– para poder representar el máximo porcentaje posible de hashpower.
  • Idealmente, la base de datos puede ser on-chain, pero en algún punto tendrá que funcionar en un servidor web. El requisito fundamental es que la legitimidad tenga su raíz en la blockchain y, por lo tanto, sea universalmente verificable.
  • La transparencia facilitará la verificabilidad y la comprensión de las decisiones por parte de la comunidad de usuarios.
  • El sistema base consta de un registro de usuarios, los cuales podrán reclamar su cuota de hashpower asociado a una o más direcciones de Bitcoin. Lo harán aportando una firma que demuestre el control de cada dirección. Haciendo pública esta información, con la tecnología adecuada, los mineros de Bitcoin podrán demostrar la cantidad de hashpower que controlan, más allá de la blockchain.
  • El hashpower de cada minero se presentará indicando la cantidad de hashes por segundo y el porcentaje correspondiente a la proporción directa de su hashpower frente al total registrado en la blockchain (Ver Anexo III).
  • En el mismo espacio, mediante los medios de comunicación típicos de internet (chats, foros, mensajes, etc), los mineros podrán debatir, deliberar y finalmente crear propuestas de votaciones para obtener información o tomar decisiones vinculantes.

Así, los mineros podrán realizar votaciones actuando con su porcentaje de hashpower. Tras el resultado, la opción en mayoría sería legítimamente representativa de los mineros de Bitcoin, respetando en todo momento el whitepaper de Satoshi Nakamoto.

Votan con su potencia de CPU, expresando su aceptación de los bloques válidos al trabajar en extenderlos y descartando los bloques no válidos al rechazar trabajar en ellos. Cualesquiera reglas e incentivos necesarios pueden hacerse cumplir con este mecanismo de consenso.

Bitcoin: un sistema de dinero en efectivo electrónico P2P (2008-10-31)

Javier González González
@JavierGonzalez
15bdKu8Wfiyie3xP4jVxTNo9KThCeQkiZd (BCH)
ES EN CN

Anexo I

Contra-argumentario a las objeciones más frecuentes:

1. Será el principio de un gobierno o estado autoritario.

Los mineros no están interesados en planificar la vida de los demás. Persiguen individualmente su propio interés, que está alineado con el bienestar futuro de Bitcoin según la valoración de los mercados.

  • Si los mineros actúan mal, bajará el precio de mercado.
  • Si los pools se apropian indebidamente del hashpower, serán reemplazados.
  • Si el BMP no es verificable, será reemplazado.
  • Si la mayor parte del hashpower no actúa coordinadamente, habrá otro hardfork contencioso.

2. Bitcoin funciona perfectamente con hardforks.

El whitepaper de Satoshi Nakamoto establece un mecanismo de resolución de conflictos que funciona. Este recurso debe ser usado solo en última instancia y cuando no quede otra alternativa, so pena de dañar la adopción.

3. Implica coacción.

Para que el incentivo de un minero sea efectivo, no basta con ser el primero en publicar el siguiente bloque válido. También es necesario que los dueños de la mayor parte del hashpower decidan voluntariamente trabajar para continuar exactamente a partir de ese bloque. Es un consenso, totalmente libre de coacción.

4. No funcionará mejor que el mercado.

Los mineros están obligados a atender al mercado. Caso contrario se condenan a sí mismos a la bancarrota.

Anexo II

Informalmente, los mineros de Bitcoin ya existen como entidad.

El 19 de junio del 2017, el 85% del hashpower señalizó /NYA/ en la blockchain de forma estable durante 5 meses. Este evento ocurrió prácticamente al unísono, evidenciando una coordinación previa en torno a una fecha objetivo.

La descoordinación no hace líneas rectas.

Anexo III

Maquetas de ejemplo.