Pages

Ataque especulativo – cómo triunfa el buen dinero (II)

burn-money
(Leer primera parte)

Por Pierre Rochard

Fuente: Satoshi Nakamoto Institute


Crisis monetarias

“Puede que tenga sentido comprar algunos por si [Bitcoin] se hace popular. Si suficientes personas piensan igual, se convierte en una profecía autocumplida. Una vez salga a flote son muchísimas las aplicaciones posibles si resulta que puedes pagar un par de centavos a un sitio web con tanta facilidad como metes monedas en una máquina expendedora.”  

– Satoshi Nakamoto (17/1/2009)

El sangrado lento de dinero fiat conduce a la crisis monetaria toda vez que el valor esperado del bitcoin se solidifica en las mentes de la gente. Al principio son conservadores e invierten “lo que pueden permitirse perder”. Después de 12-18 meses encuentran que su pequeño alijo de bitcoins ha incrementado su valor dramáticamente. No ven cómo esta tendencia iría a invertirse: las bases siguen fortaleciéndose y, sin embargo, la adopción sigue siendo baja. Su confianza se incrementa; compran más bitcoins. Lo racionalizan: “Bueno, sólo es 1-5% de mis inversiones”. Ven el precio estrellarse varias veces, debido a burbujas que estallan o a ventas inducidas por pánico; esto les incita a comprar más  – “una ganga”. Bitcoin crece en el lado de los activos de su balance…

En el lado de los pasivos del bitcoiner se encuentran las hipotecas, las becas, el coche, las tarjetas de crédito, etc. Todo el mundo le advierte a la gente que no pida prestado dinero para comprar bitcoins. La realidad es que el dinero es un bien fungible: si compras bitcoins en lugar de amortizar la hipoteca, eres un inversor en bitcoins apalancado. Económicamente tiene mucho sentido convertirse en un inversor apalancado – dentro de lo razonable. El costo de pedir prestado, con tipos de interés anuales entre 0% y 0,25%, es menor que el rédito esperado por la posesión de bitcoins.

El grado de apalancamiento en el balance de alguien depende de la proporción entre activos y pasivos. El atractivo de este tipo de inversión se incrementa si la gente cree que los pasivos denominados en fiat van a decrecer en términos reales (por ejemplo, si se espera que la inflación sea mayor que el tipo de interés que pagan). Desde ese momento se convierte en una obviedad el pedir prestado dinero local débil, usando cualquier garantía que el banco acepte, invertir en una moneda extranjera fuerte, y devolver el préstamo con las ganancias resultantes. En este proceso, los bancos crean todavía más dinero débil, amplificando el problema.

carry-trade

El efecto que tiene la gente, los negocios, o las instituciones financieras al pedir préstamos en la moneda local para comprar bitcoins es que el precio del bitcoin en esa moneda sube en relación al precio en otras monedas. Para ilustrar esto, imaginemos que los indios de clase media comienzan a invertir en bitcoins. Miles de compradores se convierten en cientos de miles de compradores. Piden rupias indias prestadas usando cualquier garantía que tengan disponible – casas, negocios, joyas, oro, etc. Usan estas rupias para comprar bitcoins. El precio del bitcoin en rupias entonces sube, creando una determinada prima para esa moneda en comparación con otras. Un bitcoin en la India podría costar el equivalente en rupias a US$700, mientras que en los EE UU cuesta US$600. Los traders comprarían bitcoins en EE UU, los venderían en la India por rupias y luego cambiarían las rupias por dólares, ganando así US$100. Esto debilitaría la rupia y causaría inflación importada y pérdidas para los inversores extranjeros. El banco central indio tendría que, o bien incrementar los tipos de interés para romper el ciclo, e imponer severos controles al flujo de capitales, o gastar sus reservas de divisas intentando levantar el tipo de cambio de la rupia. Únicamente subir los tipos de interés sería una opción sostenible, aunque entonces el país entraría en recesión.

Pero hay un gran problema con la subida de tipos por parte del banco central indio: el retorno histórico del bitcoin es de ~500% al año. Incluso si las ganancias esperadas son 1/10 de eso, el banco tendría que subir los tipos a niveles desorbitados para contrarrestar el ataque. El resultado es evidente: todo el mundo abandonaría la rupia para adoptar el bitcoin, debido más a las dificultades económicas que a la fascinación con la tecnología.

Este ejemplo es puramente ilustrativo. Podría pasar sólo en un país pequeño al principio, o podría pasar simultáneamente alrededor del mundo. Quiénes apalancarán sus cuentas y cómo lo harán es algo imposible de predecir, pero cuando la presa empiece a agrietarse no habrá forma de parar el torrente.

meltdown

¿Qué países son los más vulnerables a una crisis monetaria? Business Insider provee una lista de candidatos aquí. Los bitcoins tendrán que alcanzar un cierto umbral de liquidez – lo que vendrá indicado por la presencia de un sitio de intercambio sólido en cada centro financiero y una oferta monetaria real (o “capitalización de mercado”) equivalente a no menos de 50 mil millones de dólares – antes de poder ser usados como instrumento de un ataque especulativo. Esto coincidirá con una crisis monetaria, o bien será su desencadenante.

Hiperbitcoinización

Un ataque especulativo que parezca limitado a una o más monedas, pero que haga que el valor del bitcoin suba drásticamente, se tornará rápidamente en una infección. Por ejemplo, los suizos verán el precio del bitcoin subir 10 veces, y luego 100 veces. Ellos comprarán bitcoins simplemente porque quieren especular con su valor, no por un problema inherente al franco suizo. Ahora bien, el efecto de reflexividad condicionaría una reducción en la demanda de francos suizos, lo que causaría una inflación más alta de lo esperado y, así, un problema inherente al franco suizo. El bucle de retroalimentación entre la inflación fiat y la deflación bitcoin precipitará el mundo a la hiperbitcoinización, como explica Daniel aquí.

Conclusión

Bitcoin se convertirá en una moneda dominante. Los escépticos no entienden esto debido a sus sesgos y a su falta de conocimientos financieros. En primer lugar, están en una cámara de ecos tan fuerte como la de los bitcoiners1, y buscan rabiosamente cualquier tipo de información que les confirme su visión de Bitcoin. En segundo lugar, no entienden la manera en que las monedas fuertes como el bitcoin desalojan a las monedas débiles como el dólar: es a través de ataques especulativos y crisis monetarias causadas por inversores, no de la cuidadosa evaluación por parte de “periodistas especializados en tecnología” y consumidores mainstream. Para honrar a los escépticos de Bitcoin, esa especie destinada a extinguirse, el Instituto Nakamoto ha lanzado un Tribute to Bold Assertions (homenaje a sus afirmaciones audaces).

Leer artículo original, en inglés

1
“Vivo en un mundo peculiar. Solo conozco a una persona que ha votado a Nixon. Los demás votantes no sé dónde se meterán, pero a veces, cuando estoy en el cine, siento que los tengo cerca.” – Pauline Kael

, , ,