Pages

Pan y circo versus Bitcoin

pan y circo

Fuente: Contravex

Por Peter Dushensky


Traducido al español por majamalu para elBitcoin.org



En la era de la economía fiat, diferir la gratificación simplemente no funciona. Considerado antipatriótico, improductivo y egoísta, esperar hasta haber ahorrado lo suficiente para adquirir algo que realmente quieres es un pasaje de ida a la alienación social. Si no estás “estimulando” la economía, inyectando constantemente capitales frescos en el torrente sanguíneo del yonki, este colapsará, entrará en abstinencia y morirá. Tienes que comprar esa mierda ahora mismo. ¿Y si no lo haces? Pues no vas a poder seguirle el ritmo a tus vecinos, y la inflación te arruinará.

Es una curiosa forma de ver el mundo, como si esta rutina fascista de pan y circo formara parte de la tragicomedia humana. Serás feliz mientras las multinacionales tengan algo que venderte. ¿No es así?

¡Pero no se puede engañar a los Bitcoiners! ¡Oh, no! ¡Somos mejores, más inteligentes, más rápidos, y (podemos darnos el lujo de contratar a personas) más fuertes! No sucumbimos al materialismo, a las tentaciones del establishment, etc. Eso es para otro tipo de gente. Para gente inferior.

Pero si eso es así, ¿por qué la inmensa mayoría de los bitcoiners hace loas a las virtudes de la adopción por parte de los comerciantes?

La lógica detrás de la obsesión por la adopción comercial parece estar vagamente basada en la idea de que cuanta más gente vea carteles de “Aquí se acepta Bitcoin” más gente va a saber de la existencia de Bitcoin, más gente lo va a querer, la demanda va a superar ampliamente a la oferta y el precio despegará hacia la luna. Todo gracias a los comerciantes. Porque claro, obviamente, por supuesto.

adopción-comerciantes

Imagen por HikingArtist

Aquí hay una contradicción. El poder de Bitcoin reside en que funciona al margen del paradigma actual, al margen de la infraestructura existente, y en que representa una oportunidad para excluirnos de un sistema fosilizado. Sin embargo, los lugares donde nacimos y donde habitamos se hallan tan hundidos en el consumismo que no podemos ver lo que hay más allá de la montaña de basura de Walmart.

El bar de tu calle nunca ha aceptado diamantes a cambio de los productos que ofrece. Y los cajeros automáticos del centro comercial no escupen diamantes a cambio de efectivo. Increíblemente, aún así los raperos los consideran sumamente valiosos y pagan mucho dinero para lucirlos. Curioso, pero así es.

Bitcoin, a diferencia del dinero fiat, exige que retrasemos la gratificación. Por una vez. Esto puede ser confuso al principio, pero es una lección que aprendemos muy pronto. Yo la aprendí el verano pasado, cuando gasté 3 BTC en una caja de vinos de US$ 450. Hoy podría comprar el mismo producto por 0,75 BTC, y probablemente por 0,1 BTC de aquí a un tiempo, y luego por 0,001 BTC, etc.

¿Eres dueño de bitcoins? Sé paciente, observa como esto crece y lucha contra la tentación de gastarlos. Tu yo futuro te lo agradecerá.

Leer texto original, en inglés

,