Pages

El fracaso es una opción


Fuente: antonopoulos.com


Traducido al español por majamalu



Por Andreas Antonopoulos


El capitalismo y la innovación empresarial requieren algún nivel de riesgo, pues el riesgo es un componente fundamental de la evolución de un negocio. Cuando a las empresas se les permite fracasar, sus recursos son reasignados en el mercado, así como el incendio convierte la maleza en abono para la próxima generación de árboles. Si, por el contrario, a las empresas fallidas se les impide fracasar, y son artificialmente sostenidas para mantener la ilusión de solvencia, estas se pudrirán y consumirán cada vez más recursos, mientras generan un riesgo cada vez mayor. Con el tiempo, los rescates a expensas del erario público (bail-outs) deben ir seguidos de rescates aún mayores, y luego de rescates internos (bail-ins). Finalmente, lo que debido al riego sistémico se consideraba “demasiado grande para caer” se torna “demasiado grande para ser rescatado”, y la economía sufre un incendio de impagos generalizados. Lo que hacemos al “eliminar el riesgo” es en realidad aumentar el riesgo de fracaso, y convertir el riesgo localizado en riesgo sistémico. Al impedir que ocurran incendios pequeños, acabamos con un incendio tan grande que transforma el suelo en vidrio.

La semana pasada, el putrefacto sitio de intercambio de bitcoins Mt.Gox fracasó. Es demasiado pronto para decir exactamente lo que sucedió y lo que sucederá, pero tengo algunas predicciones: Gox no será rescatado. Los competidores de Gox no se verán obligados a gravar a sus clientes para apoyar a los inversores o clientes de Gox. La moneda Bitcoin no se inflará para proporcionar alivio cuantitativo y así mantener vivo a Gox. Gox no recibirá préstamos a 5 cinco años al 0% de interés, pervirtiendo los incentivos de todo el mercado. A otros sitios de intercambio no les resultará más rentable buscar estos préstamos al 0 % que dedicarse a innovar. Gox no podrá ocultar sus pérdidas engordanso su balance mediante la adquisición de empresas más pequeñas. Gox no será adquirido por otro exchange con garantías de préstamos de mineros para ocultar su insolvencia. Los ejecutivos de Gox no serán recompensados ​​con bonos pagados con inflación y otros impuestos extraídos a los bitcoiners. A Gox no le será concedido un juicio diferido por ser “demasiado grande para pagar las consecuencias de sus actos”. Gox no se volverá todavía más grande y menos solvente en unos pocos años. Lo más probable es que algunas personas involucradas en el fracaso de Gox terminen en la cárcel. Los ejecutivos de Gox no serán invitados a Davos a codearse con los líderes gubernamentales. No, todas esas cosas suceden en la economía “real”, donde la eliminación del riesgo está de moda, y “demasiado grande para caer” significa “demasiado grande para ir a prisión”.

Gox fracasó. Pero es un fracaso aislado, incapaz de  originar un fracaso sistémico. Si bien cabe lamentar las pérdidas y las trágicas consecuencias de este episodio para los clientes de Gox, no lamentemos el fracaso del propio Gox. Esto no es un fracaso de Bitcoin o un fracaso del capitalismo: así es como debería funcionar el capitalismo.

El que dicho fracaso parezca tan extraño e incómodo es evidencia de cuán lejos de la verdadera competencia y el capitalismo nos ha llevado la promesa de eliminar totalmente el riesgo. En el mundo Bitcoin, al menos, el fracaso es una opción. Permitir que Gox fracase es algo bueno; es un trance del cual Bitcoin saldrá fortalecido. Tener los ojos bien abiertos puede ser aterrador, pero es menos peligroso que mantenerlos cerrados en la comodidad ilusoria de un pseudo-capitalismo libre de riesgo. Con el riesgo viene la posibilidad del fracaso, pero sin fracaso no hay terreno fértil para la innovación, la re-invención y un nuevo crecimiento.

Bienvenidos (de vuelta) al mercado libre, donde el fracaso es siempre una posibilidad.

Leer texto completo, en inglés

, , , ,