Pages

Bitcoin y los cuatro gigantes de internet

La competencia entre los gigantes de internet para imponer su propia moneda o sistema de pagos ni siquiera puede llamarse un juego de suma cero, pues aquí todos pierden. ¿Seguirán empeñándose los gigantes en copiar el modelo estatal -pero sin las armas para imponerlo-? ¿Y cuál es la alternativa? Este redditor cree tener la respuesta:

king kong vs godzilla

Esta es solo una opinión personal, pero si lo piensas un poco verás que tiene sentido. Cuando hablo de “los cuatro grandes” me refiero a Google, Apple, Facebook y Amazon. Actualmente hay una disputa por ver quién domina la industria de los pagos electrónicos. Un puñado de empresas ha dominado el mercado durante muchos años, pero el panorama está cambiando rápidamente debido al avance de la tecnología y la proliferación de los smart phones. Los cuatro grandes, exceptuando tal vez a Amazon, anunciaron (o al menos se corrió el rumor de que están creando) su propia moneda o sistema de pago.

En Julio del 2011, Facebook lanzó su propio sistema de créditos (Facebook Credits). Fue un gran fracaso desde el primer día. Frustró a los programadores y no logró extenderse más allá del uso para algunos videojuegos. En su apogeo, menos del 2% de los usuarios de Facebook usaba los créditos, y más del 30% ni siquiera sabía qué eran. Facebook eliminó los Facebook Credits en 2013, y comenzó a trabajar en un sistema electrónico de trasferencia de dinero que probablemente se base en transacciones entre pares (peer to peer) dentro de la red social.

Al igual que el sistema de créditos de Facebook, la e-wallet (billetera digital) de Google no logró imponerse en sus tres años de existencia. Se comenta que Apple estaría trabajando en un sistema de pago similar al de la Google wallet, pero no hay más que meras especulaciones al respecto.

Dile a tus amigos que pueden conseguir Facebook Credits ¡Gratis!

Dile a tus amigos que pueden conseguir Facebook Credits ¡Gratis!

Al crear cuatro sistemas de pago distintos que compiten entre sí, lo único que se están asegurando estos cuatro grandes es el fracaso de cada uno de ellos. Cada sistema tendrá su propio código cerrado y no será compatible con los demás. Creo que una de estas grandes empresas muy probablemente decida evitar el gran riesgo de invertir en el desarrollo de otro sistema cerrado de pagos y se incline por aprovechar el inconmensurable poder del protocolo de Bitcoin.

Si aplicamos la teoría de juegos, que estudia la estrategia en la toma de decisiones, podríamos fácilmente concluir que integrarse a Bitcoin, en vez de crear un sistema propio, significaría una ventaja competitiva sobre el resto. Si uno elige Bitcoin y el resto no, aquél tendrá una gran chance de convertirse en un jugador dominante en el emergente ecosistema de Bitcoin. Es muy probable que ningún sistema de pagos consiga una base de usuarios lo suficientemente amplia como para solventar todos los gastos que su desarrollo y mantenimiento conlleva. Los usuarios preferirían un solo sistema, o bien rechazarán todos. Además, con la creciente importancia que le dan los usuarios a la privacidad, cuesta imaginar a la gente lanzándose a revelar más información personal, esta vez asociada a sus compras, para que un tercero la monetice.

¿Qué podría estar impidiendo a estos 4 grandes tomar esta decisión? Probablemente estén esperando que el protocolo y el ecosistema de Bitcoin maduren un poco más, o tal vez aún no lo toman en serio. Si esto último es lo que realmente sucede, creo que muy pronto cambiará. El mundo de la inversión en startups y el de los programadores están locamente enamorados de Bitcoin. La muestra de esto son los millones de dólares que muchos inversores de peso están destinando a nuevos emprendimientos relacionados con Bitcoin.

Todas estas grandes empresas deberían, al menos, empezar a introducir a Bitcoin en la conversación cuando hablan acerca del panorama de los sistemas de pagos electrónicos. Pienso que al menos una de estas compañías será lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de que Bitcoin es el futuro y no hay quien lo detenga. Cuando se percaten de esto, comenzaran a trabajar con Bitcoin y no en su contra.

Leer texto original, en inglés

, , , , ,