Pages

Bitcoin: el Sistema D internacional

flock-birds

 

Fuente: Contravex

Por Pete Dushenski

 

Traducido al español por majamalu

 

Brouillé (adj) es un término francés que se refiere a algo que está revuelto, borroso, o que se halla en algún tipo de conflicto. El verbo débrouille, por lo tanto, significa aportar claridad u orden, o resolver una situación. Esta actividad es llevada a cabo por el débrouillard, sustantivo que describe al individuo que destaca por su ingenio y su voluntad de “desempañar y desenredar”.

Si las economías socialistas del mundo, con su modelo de organización vertical, necesitan algo en este momento – revueltas como están por las burbujas de activos, la contaminación ambiental y el malestar social – es exactamente eso: un maldito desenredo.

La separación de Estado y Moneda es algo ya imperioso. No hay nada natural, bueno o acertado en esta unión, independientemente de la retórica de sus beneficiarios directos, de quienes no podemos esperar otra cosa dados sus incentivos. Sólo cuando la funesta unión de Estado y Moneda llega a su fin la humanidad puede ver la grandeza del potencial humano.

Système D, un término del argot usado en las antiguas colonias francesas, especialmente en África y el Caribe, es la abreviatura de L’économie de la Débrouillardise. Es decir, la economía no regulada, sin restricciones arbitrarias ni jerarquías impuestas por la fuerza. Es la economía del hágalo usted mismo, de la espontaneidad, de la improvisación … llámala como quieras, es la economía del empresario independiente. También hay que decir que es probablemente la mayor economía del planeta.

sistema-d

Según estimaciones de la OCDE, la mitad de los trabajadores en el mundo ya están participando en el Sistema D, lo que significa que las miles de millones de personas que pensabas que estaban en “países en desarrollo” y por lo tanto desesperadamente necesitadas de tus dádivas, no solo no están rezagadas, sino que por el contrario están muy por delante, mostrádole al mundo occidental qué bien pueden funcionar las economías en ausencia de planificación central.

Habida cuenta de que Bitcoin llegó para desenredar toda la estafa del “Estado de bienestar”, es en tu interés, como lector occidental, tratar de entender el Sistema D; estudiarlo detenidamente, y en lo posible viajar a un país donde exista y verlo por ti mismo. No encontrarás nada más parecido a una bola de cristal.

Ya ves, el Sistema D es sólo la versión local de Bitcoin. Ambos requieren el mismo tipo de pensamiento, las mismas habilidades, y recompensan a sus participantes de la misma manera. La diferencia es que Bitcoin es un Sistema D internacional, o Sistema DI, si se quiere.

Sin embargo, mientras que el Sistema DI comparte muchas de las características del Sistema D, el primero tiene una ventaja notable sobre el segundo: no requiere interacciones presenciales. Como si frenar la entrada de la marea no fuera ya lo suficientemente difícil, ahora las grandes Naciones-Estado tienen que defender su castillo de arena contra las nubes.

Y está lloviendo …

Leer texto original, en inglés

,