Pages

Banqueros: ¡Bitcoin quiere comerse nuestro almuerzo!

Fuente: Qntra.net – por Peter Dushenski

Del 10 al 11 de octubre de 2014, en la reunión anual del Instituto de Finanzas Internacionales, en Washington DC, los directores generales de los bancos más grandes del mundo se reunieron para tomarse de la mano y cantar Kumbayá con la esperanza de que Bitcoin sea suave y gentil con ellos.

En la reunión, el CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, fue citado diciendo que “los desarrolladores de Bitcoin van a tratar de comerse nuestro almuerzo. Está bien; eso se llama competencia, y nosotros competiremos.” Dimon continuó: “Estoy de acuerdo con la digitalización en tiempo real, el problema que tengo con Bitcoin es que no se trata de la tecnología -sino de los gobiernos-. Cuando las personas forman naciones, una de las primeras cosas que hacen es crear una moneda. ¿Irán los reguladores y gobiernos realmente a fomentar Bitcoin en el largo plazo? Creo que la respuesta es no”.

banksters vs bitcoin

Leyendo entre líneas, es claro que Dimon ha comprendido la amenaza y (finalmente) ve que Bitcoin está a punto de incendiar su imperio de papel, es decir que reconoce el poder de Bitcoin como algo más que simplemente una tecnología para pagos rápidos y baratos, y lo ve como el devorador de imperios que es. A pesar de esta observación tardía -aunque bien razonada-, Dimon se engaña a sí mismo si imagina que él y los gobiernos totalitarios de los que depende su banco pueden optar por “fomentar Bitcoin” o no. Para que quede claro: Jamie Dimon no tiene más remedio que someterse a sus nuevos amos o ser reemplazado.  Eso se llama competencia, ¿sabes?

El colega del Sr. Dimon, el CEO de Morgan Stanley James Gorman, parece igualmente reacio a someterse, y se imagina que su banco puede realmente tomar ventaja de Bitcoin, como si todavía tuviese la sartén por el mango. “Hay que ser respetuoso frente a las nuevas tecnologías como Bitcoin, pero uno no debe capitular. Uno debe adaptarse y tomar ventaja. Los consumidores se sienten mejor confiando su dinero a una marca que reconocen. Nosotros tenemos capacidades y recursos que son muy poderosos”.

Concedido; Gorman tiene razón en que algunos de sus clientes actuales pueden carecer del anhelo o de las capacidades necesarias para convertirse en su propio banco -eso que Bitcoin le permite hacer a todo el mundo-. Y los que no tengan un mínimo de soberanía individual sin duda preferirán confiar en el “poder de la marca” de Morgan Stanley que en el de algún raro emprendimiento de Silicon Valley. No es que esto vaya  a cambiar nada: los grandes bancos se marchitarán en proporción directa al crecimiento de Bitcoin, pero podrán sobrevivir en alguna forma disminuida. Como Nokia o algo así.

En sólo 6 años de su breve y bienaventurada vida, Bitcoin ha pasado de ser “esa cosa del foro” a “esa cosa de las drogas” a “esa cosa que pondrá fin a los banqueros.”

Delicioso, ¿no es así?

Ver texto original en inglés

,