Pages

Wences no quiere anónimos

En primer lugar, Wences Casares, el jefe y fundador de XAPO (una especie de banco Bitcoin, y la empresa Bitcoin con mayor capitalización de mercado) no quiere anónimos1 porque los servicios que presta su empresa se basan en la identidad física y el almacenamiento “en frío” de los bitcoins. No quiere anónimos, ni entre sus clientes (porque se tiene que asegurar de que los fondos llegan a la persona correcta), ni entre sus empleados (porque se tiene que asegurar de que nadie roba los bitcoins).

Casares!

En segundo lugar, Wences no quiere2 anónimos porque, como dice en este video, el dinero es, en esencia,  un libro de contabilidad tribal. Esta es una idea ya sugerida por moraluniversal.com en el artículo ‘Reflexiones sobre el anonimato: una necesidad lamentable’. Veamos lo que dice Wences:

[El trueque] Eso es uno de los mitos acerca del dinero. Le preguntarías a un antropólogo: “¿entonces cómo comerciábamos antes de haber dinero; no había comercio?” ¡No! Había mucho comercio; y la forma en que ocurría era digamos que alguien de la tribu mató un búfalo – y yo me acerco y le digo:

Wences: “Oye, ¿me das un poco de carne?”

Persona: “Sí. Aquí está tu carne.”

Y básicamente todos teníamos que mantener una cuenta en la cabeza de lo que debíamos a otros, o de lo que otros nos debían. Entonces alguien vendría y me diría:  

Persona: “Oye Wences, ¿puedo tomar algo de tu madera?”

Wences: “Vale, aquí está tu madera.”

Y yo tendría que recordar que debía a tal persona un poco, y que otra me debía a mí otro poco. Y todos nos dedicábamos a nuestros quehaceres con estos apuntes en nuestras cabezas de quién nos debe y a quién debemos qué cosa. Un sistema muy subjetivo. A menudo estas deudas no se saldaban, o se saldaban de forma no satisfactoria para ambas partes. Entonces, hace alrededor de 25 mil años, alguien muy inteligente inventó una nueva tecnología que tuvo un éxito fenomenal.

Persona inteligente: “¿Me puedes dar un poco de madera?”

Wences: “Claro que sí. Aquí tienes.”

Persona inteligente: “Vamos a probar algo diferente. Aquí tienes unas cuentas3.”

Wences: “No quiero cuentas, ni me interesan. No las necesito.”

Persona inteligente: “No me refiero a eso. ¡Vamos a usar las cuentas como registro objetivo en nuestra tribu! En lugar de tener que recordar lo que cada uno nos debe, las cuentas van a llevar la cuenta por nosotros – un registro objetivo para hacer seguimiento de la deuda.”

Y fue una tecnología tan exitosa que en un par de miles de años se hizo imposible encontrar una sola tribu o civilización que no tuviera alguna forma de “libro contable” objetivo. En algunos sitios eran conchas, en otros piedras, en otros cuentas, pero esta forma de apuntar las deudas realmente se impuso.

cazadores

Los humanos siguen siendo por naturaleza seres pertenecientes a bandas de cazadores-recolectores, y su visión del “otro” sigue estando generada por mecanismos de identificación y confianza basados en la realidad física, muy precisos, y viejos – muy viejos. La selección natural todavía no nos ha dado tiempo de escribir en nuestra genética los hábitos que surgen de nuestros nuevos delirios sociales. En realidad no los escribiremos nunca, pues no está en nuestras manos hacerlo. Los niños siguen naciendo y creciendo con miedo a los fantasmas de sus padres, como son dioses, estados, y anónimos4.

El hecho de que estos registros sean objetivos quiere decir que son mantenidos y respetados por todos (lo que equivale a la descentralización de Bitcoin), y también que en última instancia representan las deudas y los haberes de personas reales – una información necesaria para cualquier actividad económica eficiente y civilizada.

Bitcoin es el registro contable unificado de la tribu llamada humanidad, y ha llegado igualmente para quedarse.

1

Esto es una inferencia hecha por moraluniversal.com basada en los hechos, y una alusión a la serie de artículos ‘Bitcoin no quiere anónimos’; no es una declaración expresa de Wences.

2

Muchos no acaban de entender que el verbo ‘querer’ y la expresión de preferencias no suponen obligación alguna para otros. Obviamente es su problema si así lo interpretan, cosa que gente como el señor Casares sabe muy bien.

3

La palabra ‘cuenta’ entendida como una de las piezas de un collar, si bien su etimología ilustra el argumento perfectamente.

4

Cualquiera puede operar de manera anónima si así lo desea y sin mayor problema para nadie. El término se refiere a quienes se identifican culturalmente a sí mismos o a Bitcoin con el anonimato.

,