Pages

Una de piratas… y bitcoins

bitcoin+pirata+pirateat40+osos+toros+precio+alza+baja+español

Image by Solis Barki

Acerca del misterioso personaje que se hace llamar “pirateat40” se ha dicho de todo. Hay quienes lo consideran una suerte de dios del mercado, capaz de mover el precio del bitcoin a voluntad. Otros, en cambio, están seguros de que ha construido el esquema “Ponzi” más grande que se ha visto en la breve historia de Bitcoin.

Lo que sabemos hasta ahora es que pirateat40 viene aceptando depósitos en bitcoins desde Noviembre de 2011 para su fondo “Bitcoin Savings & Trust bank”; sabemos que ha pagado – y sigue pagando – intereses increíbles (¡de hasta 7% por semana!); y sabemos que controla grandes cantidades de bitcoins, gracias a lo cual puede influir hasta cierto punto en el precio – al menos a corto plazo.

Lo que no está tan claro es qué intenciones tiene este insondable pirata, y qué hace con los fondos que recibe: ¿es un genio que descubrió la piedra filosofal de las finanzas?; ¿está involucrado en una operación de lavado de dinero?; ¿es un simple estafador, a punto de huir con su botín?

Tras estudiar el caso de pirateat40, ArticMine – un miembro del foro de Bitcoin – ha formulado una teoría que podría explicar lo que parecía inexplicable.

Pirateat40 es, fundamentalmente, un “oso” [alguien que se beneficia en un mercado bajista]. Sin embargo, él ha construido un negocio que involucra la venta de bitcoins a un selecto grupo de “toros” [quienes se benefician en un mercado alcista]. Probablemente se trate de grandes inversores que no desean dejar rastros de sus operaciones y/o provocar un aumento brusco del precio mientras arman sus posiciones largas en bitcoins.

Para hacer funcionar su negocio, pirateat40 cuenta con un inventario de bitcoins obtenidos de más de una fuente. Y como cualquier comerciante, necesita financiar su inventario. Para ello cuenta con dos opciones:

1) Préstamos en USD
2) Préstamos en BTC

La opción 1 es, hoy en día, barata. Sin embargo, corre el riesgo de una caída brusca en el precio del bitcoin – que lo dejaría en posesión de una gran cantidad de bitcoins de escaso o nulo valor, y de una enorme deuda en dólares. El pirata elige entonces la opción 2 (recordemos que estamos hablando de un oso), y paga un interés del 7% semanal por los bitcoins que pide prestados. De esta manera se cubre del riesgo que implica un mercado bajista. Si mañana el precio del bitcoin cayera a cero, él podría pagarle a sus prestamistas en bitcoins (ya sin valor) junto con el 7% de interés semanal también nominado en bitcoins.

Cuando un comprador llega, él le vende bitcoins de su inventario y luego entra al mercado para recomprar los bitcoins recién vendidos. Necesita generar, digamos, un 10% a la semana en comisiones (en un mercado estable) con el fin de pagar a sus acreedores y obtener una ganancia. Esto no es, en realidad, tan difícil de hacer. En un mercado bajista (Julio a Diciembre de 2011) él obtiene un beneficio adicional, ya que puede “vender en corto” los bitcoins de su inventario y recomprarlos a precios cada vez más bajos.

Ahora bien, en un mercado alcista la situación empieza a ponerse interesante. Sospecho que  pirateat40 puede tolerar un pequeño aumento en el precio, pero no un aumento repentino y agudo. Para moderar los aumentos en el precio, ha estado levantando “paredes de bitcoins” en los sitios de trading (ejecutando monumentales órdenes de venta que desalientan a los toros), y al parecer le ha ido bastante bien durante los últimos 7 meses.

Pero hay un riesgo muy serio aquí. Supongamos que un inversor de largo plazo y bien capitalizado, a quien no le importa pagar una pequeña prima (de un 10 o 15% sobre el precio del momento) toma al mercado por sorpresa y compra todos los bitcoins que pirateat40 puso a la venta. Ahora nuestro pirata se encuentra en una posición delicada, pues le ha vendido en corto no sólo a sus clientes, sino también al nuevo inversor hambriento de bitcoins, en el contexto de un mercado alcista que amenaza con estrangular todas  las posiciones cortas.