Pages

Razón de estado versus razón de mercado: el caso OpenBazaar

mercado-OpenBazaar-bitcoin

Desde la Deep Web

El proyecto Darkmarket, del cual hemos hablado aquí como paradigma de los mercados distribuidos o mercados P2P, ha dado un paso más hacia su objetivo de empezar a funcionar hacia finales de este año. Se ha cambiado el nombre: eso lo primero. ¿Tan importante era? Eso parece.

Por una parte tenemos a Brian Hoffman como desarrollador principal del proyecto actualmente. Es un chico que ha trabajado últimamente para el Departamento de Defensa de los USA, haciendo código para otros asuntos, y que plasma su opinión en un montón de obviedades -como lo novedoso de un mercado que es Ebay + Torrent + Tor + Bitcoin y sus implicaciones- junto con una perla: “No creemos que OpenBazaar vaya a ser a una madriguera para las actividades ilegales”. No es su única joyita: “Vamos a animar a la gente a que lo use de forma legal y positiva”.

No quiero entrar en lo que para dicho chaval significa positivo, ¿pero quién necesita un mercado P2P totalmente anónimo y con un método de pago potencialmente anónimo para actividades legales? ¿Ésa es su campaña de marketing? Puede que sí: la moral y la virtud -tal como define a una y otra el poder de turno- tienen un público agradecido, y Brian les regala los oídos prometiéndoles la pureza a la que aspiran. Pero el chico no es tonto y deja claro que ellos no se meterán en lo que se ofrece, sino en el modelo de transacción entre compradores y vendedores. Dicho de otra forma: no queremos ser ilegales pero sin ese mercado no somos nada, así que tenemos que “vender la moto” de esa forma.

Aún así dice que no dejará que los “usuarios con tentaciones de vender drogas afinen el lugar a su gusto”. A lo mejor no tiene claro del todo lo que sería una descentralización total en un mercado de internet/darknet sin autoridad alguna, o bien confía en el poderoso músculo de sus “buenas intenciones”. Pasemos a la viñeta siguiente.

Por la otra parte está Amir Taaki, quien junto con otros desarrolladores ahora implicados en otros proyectos, decidió poner el código de DarkMarket en manos de la comunidad -para evitar que se perdiera por su falta de tiempo- pero consciente de que la idea era “crear un mercado resistente a los ataques de los Estados y sus servicios de represión, en donde no exista una cabeza, y que para cerrar dicho mercado haya que capturar a todos los miembros, lo que sería imposible en términos prácticos”. Dicho de otra forma: la idea era la pera limonera porque equivalía a un “Silk Road” que no puede ser destruido.

amir-taaki

Amir Taaki

Cuando el antiguo equipo de Amir dejó el proyecto, enfrentó una petición por parte de la comunidad en internet: querían un cambio de nombre.

El asunto no iba por el lado moral de la cosa, sino más bien por el lado propagandístico. La propuesta de llamarlo “Free Market” defendía la ventaja del nombre a nivel psicológico: el libre mercado. Y a la vez por el impacto que supondría para las autoridades “querer cerrar el libre mercado” como titular. Algo infantil pero ocurrente: podía haber funcionado.

Amir rechazó la idea argumentando lo siguiente: “La gente necesita dejar de estar asustada y recuperar el poder sobre las palabras que usan para controlarnos. El nombre de Darknet (dark) despierta la imaginación y suena guay. Es como cuando nos llamaban piratas como forma de insulto intentando avergonzarnos y llegó el Partido Pirata y dijo ‘Sí, somos piratas, y qué pasa?’ Han existido otros partidos surgidos de internet y no llegaron a nada”.

Vamos, que el pretender darle una apariencia inofensiva a un lugar que cumple una función tan inquietante para los poderes establecidos (como es un mercado libre de interferencia estatal) puede vender y ayudar a conseguir fondos, apoyo y desarrollo, pero aleja al proyecto de su esencia original. Y aunque no lo parezca a primera vista -o pretendamos defendernos mediante la negación- también del conjunto de conceptos asociados a Bitcoin, cuyo uso es vital para la existencia de OpenBazaar.

En este complejo choque de visiones, una guiada por la falsa moral y todavía plegándose en cierta forma a las exigencias del Estado y otra atendiendo a las necesidades de los que aspiran a un libre mercado, me quedo con esta última propuesta.

Como dijo Amir: no estamos aquí para encajar bien en el status quo sino para retarlo.