Pages

¿Quién será el último en caer?

Fuente: Free Man’s Perspective  Por Paul Rosenberg

Esta es la pregunta que los inversores astutos se ven obligados a hacerse en estos tiempos. Ninguna persona razonable cree que un sistema basado en el eterno aumento de la deuda puede corregirse de forma indolora. Simplemente no puede pasar… al menos no mientras 2 más 2 siga siendo igual a 4.

bearPero el sistema monetario internacional, aunque profundamente interconectado, puede implosionar en secciones. De hecho, es muy poco probable que colapse como un solo bloque.

Por lo tanto, si tienes dinero para invertir, tendrás que hacerte la pregunta: ¿Quién será el último en caer? Una vez que creas haberlo identificado, puedes concentrar tus activos en ese lugar, con la esperanza de atravesar la debacle con al menos la mayor parte del valor de tus activos intacto.

Echemos un vistazo a algunos aspectos de este proceso:

Estadísticas de fondo:

La deuda mundial supera los US$ 200 billones (doscientos millones de millones de dólares), y crece de manera constante. El PIB mundial es de aproximadamente US$ 70 billones, alrededor de un tercio de la deuda. Esta deuda no va a ser pagada. Grandes cantidades de deuda tendrán que ser anuladas y las pérdidas asumidas.

La deuda de Estados Unidos ronda los 18 billones de dólares. Las promesas estatales a futuro suponen no menos de US$ 200 billones de dólares (doscientos millones de millones de dólares), lo que significa que un niño nacido hoy llega al mundo con la obligación de pagar US$ 625.000. Y dado que aproximadamente la mitad de la población estadounidense no paga impuestos sobre la renta… y suponiendo que este recién nacido será miembro de la mitad productiva de la población… él o ella nace con una deuda de 1.250.000 dólares. La mayor parte de esa deuda no será pagada.

debt-crisisLa situación de Japón es peor que la de EE.UU. El Reino Unido está mal. Muchos países de la UE están peor.

Estos números, por cierto, no incluyen los más de mil billones de dólares en derivados y un montón de otros negocios turbios.

Nadie quiere mover el bote

Los hombres y mujeres bien informados entienden que todo el sistema es inestable. Probablemente la mayoría de ellos están apostando a que no colapse mientras estén con vida. Algunos sueñan con que mágicamente el sistema se ponga en marcha e impulse una nueva orgía de deuda capaz de inflar una súper burbuja aún más grande, y que esta dure, con suerte, el tiempo que les queda de vida.

Pero las personas informadas también saben que el sistema se apoya casi totalmente en la confianza. Si las ovejas se asustan lo suficiente como para huir, todo termina… y nadie está listo para que termine.

Estados Unidos está jugando para ganar

Una cosa que sí sabemos es que EE.UU. tiene una gran ventaja. En un contexto deflacionario, el banco central puede imprimir a discreción. De esta manera, los mercados de Estados Unidos están siendo apuntalados bastante bien… por ahora.

Conciente de su poder (después de todo nadie en el mundo puede hacer volar más cosas), EE.UU. hace sentir su peso, obligando a casi todos los bancos en el mundo a jugar con sus reglas. (Piensa en FATCA y en las multas a a los bancos extranjeros). Y por el momento está funcionando.

usa-bullySin embargo, intimidar a todos los demás podría no ser una estrategia viable en el largo plazo. A nadie –en especial a gente como Putin y los jerarcas chinos– le gusta ser abofeteado en público. Y ellos no carecen de poder.

Las apuestas favorecen a EE.UU.

Europa no se ve bien. Japón no se ve bien. El Reino Unido se mantiene a flote, pero sus números son horribles. Suiza parece estar indecisa con respecto a la estrategia a seguir. China tiene graves problemas. Rusia también. Los BRICS nunca han sido estables.

Nos queda EE.UU. Mi impresión es que la mayoría de los inversores serios prefieren tener dólares a yenes o euros; la mayoría de las grandes empresas también. Apuestan a que EE.UU. será el último en caer.

¿Será que la Fed y el Tesoro de Estados Unidos están haciendo esto intencionalmente? ¿Será que están en silencio quitando las clavijas debajo de los otros, para asegurarse que la suya sea la última moneda en pie? No tengo información privilegiada, pero yo apostaría por ello.

Recuerda, la pandilla en el Potomac tiene a la mayoría de los estadounidenses creyendo que todo lo que hacen en el extranjero es puro y santo. Por otra parte, el 99% de sus siervos obedecerá ciegamente cualquier orden que ellos den. Así que, ¿por qué no habrían de jugar sucio? Tienen las mejores bombas y un público sonámbulo.

Por ahora.

Leer texto original completo, en inglés