Pages

¿Están cambiando los inversores oro por bitcoins?

bitcoin-oroMientras el BCE reduce las tasas de interés a menos que cero, anuncia rondas de “flexibilización cuantitativa” y amenaza con medidas tales como bail-ins (recapitalización de bancos a expensas de los ahorristas) y confiscación de fondos de pensiones, algunos ya se preguntan si el precio del bitcoin está efectivamente reaccionando a estos intentos de inflar una burbuja especulativa que tarde o temprano estallará de la peor manera. De ser así, estaríamos asistiendo a las primeras grandes filtraciones de capitales en búsqueda de refugio, y a los primeros rounds de una lucha entre los principales activos sin riesgo de contraparte (en particular oro y bitcoins) por captar esa futura avalancha de dinero.

La gente de Panture se pregunta si, en tal contexto, es posible que Bitcoin esté robándole al oro parte de su brillo.

La batalla entre las criptomonedas y los metales preciosos continúa, mientras la tendencia del precio del oro sigue siendo a la baja y la del bitcoin al alza. El oro y el bitcoin comparten la cualidad de la escasez, lo que los convierte en buenas coberturas contra la inflación. Pero más allá de esto, cada uno tiene características únicas que satisfacen a diferentes grupos de inversores.

Bitcoin brinda a los inversores y consumidores un sistema de pago sin precedentes. Las ventajas incluyen una tarifa de transacción de entre nada y unos pocos centavos, más anonimato que los procesadores de pagos tradicionales y un total control de las propias finanzas. Con Bitcoin, los activos no pueden ser controlados por los bancos u otras instituciones financieras (asumiendo que proteges el acceso a tus claves privadas).

Los metales preciosos como el oro, por otro lado, han sido utilizados como medio de intercambio y refugio de valor durante miles de años. El uso no monetario principal del oro es, obviamente, en joyería, pero el metal se utiliza también en la fabricación de diversas tecnologías, como por ejemplo microchips.

Los dos principales países que conforman la demanda de oro han sido en los últimos años China e India, y esta demanda ha comenzado a debilitarse a comienzos de 2014. El precio del oro cayó aproximadamente un 28% en 2013, y eso a pesar de que en ese año la demanda proveniente de China fue creciente. En contraste, el bitcoin se apreció durante 2013 de manera espectacular (de US$13 a $750).

Durante el último par de meses, el oro y el bitcoin parecen estar moviéndose en direcciones opuestas, como puede verse en estos gráficos:

oro-bitcoin-chart

Comportamiento del precio del oro durante los últimos 2 meses

bitcoin-oro-chart

Comportamiento del precio del bitcoin durante los últimos 2 meses

Si bien la tendencia es joven, el propio Satoshi Nakamoto pudo haber tenido en mente un escenario como este cuando lanzó Bitcoin en los albores de la crisis financiera. En aquel entonces, el mundo financiero era presa del pánico y metales preciosos como el oro estaban siendo muy requeridos por los inversores. Se trata de una tendencia natural toda vez que cunde la percepción de un futuro incierto.

La pregunta es, ¿seguirá la gente confiando en el oro como lo ha hecho en el pasado? El oro es uno de los pocos activos que han servido como refugio de valor en cada una de las grandes crisis financieras, pero ahora existe una alternativa viable. Y dado que Bitcoin tiene una capitalización de mercado de varios miles de millones de dólares, mientras que la del oro se mide en billones, no parece aventurado afirmar que el bitcoin resultaría favorecido en un contexto de incertidumbre financiera generalizada.

Leer artículo original, en inglés

Imagen por dry2/Pixabay

, , ,