Pages

El rey está desnudo

rey-está-desnudoDos semanas atrás, Oliver Bussmann, el CIO del Grupo UBS, habló acerca de “la tecnología de la cadena de bloques” en una entrevista publicada por waterstechnology. Este párrafo resume su visión del asunto:

“Tras compartir mis propios pensamientos sobre la cadena de bloques y atender a las conversaciones que está motivando esta tecnología, me convencí de que tenemos que pasar más tiempo en esto… Yo creo que va a ser algo tremendamente disruptivo para el lado comprador y para el lado vendedor, para los flujos de pagos y para las liquidaciones, hasta tal punto que se puede anticipar una transformación total de todo eso de aquí a cinco años”.

He aquí la punzante respuesta de Irdial:


Fuente: Qntra.net

Bussmann: tus pensamientos sublimes acerca de la cadena de bloques y lo que ésta puede hacer son irrelevantes. No puedes controlar un software en estado salvaje, que está siendo desarrollado por personas en todo el mundo –personas libres de las restricciones legales que pesan sobre tal o cual jurisdicción–.

“Pasar más tiempo” también es retórica vacía, como lo es aquello de la disrupción “del lado comprador y el lado vendedor”; todo eso carece de sentido fuera de las élites integradas por camarillas de analfabetos informáticos que han desarrollado una idioglosia para defenderse del escrutinio intelectual.

Nadie en esos círculos es lo suficientemente valiente como para decir: “¿Qué significa eso exactamente, en términos simples?”. Al igual que en “El traje nuevo del emperador”, si alguien se atreviera a decir algo así rompería el hechizo hipnótico, y sería inmediatamente excluido de los círculos más influyentes.

El centro de las transacciones financieras está siendo desintegrado, y ahora cualquier individuo con un smartphone puede ser, si así lo desea, su propio banco. En un mundo Bitcoin, hombres como Bussmann e instituciones como UBS ya no son intermediarios ineludibles, sino tan solo pares en una red global, obligados a luchar para retener clientes y alguna relevancia.

El hecho de que este hombre crea que lo que publique un periódico mainstream importa es un signo de su conmovedora ignorancia. BitTorrent creció hasta llegar a ser lo que es hoy sin ningún tipo de prensa positiva; de hecho, lo hizo con la prensa en su contra y de manera virulenta. La BBC, por ejemplo, no dudó en equiparar directamente BitTorrent con pedofilia. Los periódicos y la basura que estos imprimen simplemente no importan en un mundo donde cualquiera puede decir lo que quiera –y enviar los archivos que quiera–, cuando quiera y a quien quiera, esté donde esté. Muy pronto, cualquier persona podrá enviar dinero a cualquier otra persona en cualquier lugar, en cualquier momento, sin el permiso de Bussmann y los suyos.

Es poco probable que Bussmann y su pandilla de intermediarios impuestos por la fuerza sean tan estúpidos como para no entenderlo. Es por eso que quieren matar la idea de Bitcoin; lo ven como una amenaza clara y muy grave a sus “servicios” bancarios. Pero, si BitTorrent sirve de guía, sus deseos quedarán frustrados. Esto será especialmente cierto en el mundo de los no bancarizados, que sienten un desprecio natural y racional hacia las regulaciones estatales.

rey-desnudoBussmann también dijo lo siguiente, entre otras muchas tonterías: “El desafío es que la cadena de bloques esté disponible de forma segura, y construir más confianza”. Esto está haciéndose, y no precisamente gracias a UBS.

En lugar de provocar ira, la insensatez de las declaraciones de este hombre en realidad hace que cualquier persona que sabe lo que está sucediendo entienda que no hay absolutamente nada que Bussmann & Co. puedan hacer para detener La Transformación. Ellos no tienen la inteligencia, la imaginación o la creatividad para competir, y aún si tuvieran todo eso, ahora están compitiendo con decenas de miles de individuos, entre los que se cuentan muchos que son verdaderos genios, todos altamente motivados y empeñados en mandarlos a la quiebra para siempre.

Se terminó el juego para Bussmann, UBS y todos los actores esclerosados que tanto daño han causado a lo largo del siglo XX. Esa era empapada en sangre, que ha sido testigo de su esplendor, está llegando a su fin.

Leer texto original, en inglés

Imágenes de wikipedia y OpenClips