Pages

Cuatro burbujas y una bomba

Fuente: Real Virtual Currency

ExplosionMáximo histórico.

Recuerda estas palabras.

Tanto los comerciantes como los inversores con miras al largo plazo, aunque a menudo discrepan, suelen inclinar ligeramente la cabeza, levantar una ceja, o hacer una pausa nerviosa, cuando se enfrentan a un máximo histórico.

Hay no menos de cuatro grandes sectores de inversión que actualmente están en máximos históricos o cerca de máximos históricos si se ajustan los números por inflación: acciones, bienes raíces, bonos del Tesoro y dólar estadounidense.

Todo sube. Todo el mundo está ganando.

El problema es que se supone que estos sectores ejercen influencia unos sobre otros, compensándose mutuamente. Acciones y bonos deberían subir y bajar en función de las tasas de interés y el riesgo percibido. Los bienes raíces deberían seguir el mercado de bonos, y mantener una relación con los fundamentos demográficos; el dólar debería responder negativamente a la demanda de todos estos sectores.

Y sin embargo, todo está en máximos históricos o cerca de máximos históricos.

Así que, o las leyes de la termodinámica se han suspendido, o algo tiene que romperse, porque las leyes económicas son como las leyes físicas, arraigadas en la existencia objetiva de recursos concretos, que son llevados, traídos, modificados e intercambiados de acuerdo a la intención de sus dueños. Puede que haya una gran represa, pero esta sólo puede contener la marea de la realidad por un período limitado de tiempo.

dam-breakingAsí que, ¿por dónde se romperá?

Nadie lo sabe realmente. Pero hay una quinta clase de activo, algo especial y único, algo que se encuentra por fuera del paradigma actual: Bitcoin.

En manos de aproximadamente un millón de personas, respaldado por al menos US$ 500 millones en capital riesgo, con el apoyo de al menos 5.000 desarrolladores, cotizando en al menos 30 sitios de intercambio, bajo el asalto constante de al menos 100.000 hackers, y entendido por al menos 4 presentadores de noticias, Bitcoin mantiene un modesto, escrupuloso, honesto, valor total de unos US$ 3,5 mil millones.

Facebook vale US$ 230 mil millones. Google vale US$ 375 mil millones. Apple vale US$ 725 mil millones.

Instagram fue comprado por mil millones de dólares. A SnapChat le ofrecieron US$ 3 mil millones. WhatsApp fue comprado por US$ 20 mil millones. Estas son startups con un puñado de fundadores y unos pocos millones de usuarios.

Pero Bitcoin no es una empresa; Bitcoin es un movimiento. Y si lo fuera, sería la más obstinada, mejor financiada y mejor dotada de las organizaciones. Bitcoin está compitiendo por la dominación global de algo mucho más importante que la mensajería instantánea: el dinero. Por supuesto que Bitcoin es más que dinero, ya que la cadena de bloques puede ser utilizada como una fuente confiable de sellos de tiempo para la información, con infinidad de aplicaciones, pero no hay que olvidar que fue diseñado para ser la forma más pura, más justa y más confiable de dinero que el mundo haya visto.

La bomba es Bitcoin. Y va a explotar (en el buen sentido). Así que pregúntate: ¿realmente WhatsApp vale más que Bitcoin?

Leer texto original, en inglés

,