Pages

Bitcoin: ¿refugio ante un posible conflicto bélico?

refugio-conflictoNo es posible predecir cual será exactamente la reacción del mercado del bitcoin frente al estallido de una guerra de gran envergadura. Esto se debe a que la criptomoneda es aún joven y, luego de su popularización, aún no ha coexistido con el inicio de ninguna guerra de gran impacto mediático. Pero esto podría estar a punto de cambiar.

Según un análisis de la gente de theeconomiccollapseblog.com, Estados Unidos está ponderando seriamente una intervención militar en contra de Siria. Aún si dentro de las Naciones Unidas llegara a interponerse un veto a la intervención, al parecer Obama está considerando una intervención militar sin el uso de fuerzas de desembarco – tal como la que en 2011 culminó con el derrocamiento de Muamar el Gadafi en Libia.

Frente a este panorama, nace la pregunta: ¿Cómo reaccionaría el mercado del bitcoin ante la noticia de una intervención militar de los Estados Unidos? Y, ¿cómo reaccionaría ante un un conflicto bélico prolongado, como el de Irak?

Para intentar responder a estos interrogantes, deberíamos antes distinguir cuáles son las formas en las que Estados Unidos podría encarar una guerra:

La última guerra estadounidense con desembarco de tropas fue declarada por George W. Bush. Ese tipo de guerra ha despertado gran polémica dentro de los Estados Unidos, por el derroche de recursos y de vidas norteamericanas que supone. Recordemos que Barack Obama llegó a la presidencia prometiendo acabar con la incursión militar americana en tierra iraquí. De modo que es improbable que veamos una guerra de largo aliento como la de Irak en estos tiempos. Obama podría, en cambio, optar por una incursión militar corta, con apoyo a las “fuerzas de resistencia”, escaso o nulo uso de fuerzas terrestres y amplia utilización de la fuerza aérea.

bitcoinPero no cabe descartar la posibilidad de un conflicto bélico prolongado, durante el cual el bitcoin llegue a ser visto como refugio de valor. ¿Por qué? En tiempos de grandes guerras, el gasto público se agiganta de manera tal que crea un hueco fiscal. Este hueco fiscal solía ser tapado, antiguamente, con los llamados impuestos de guerra. Más adelante, estos impuestos fueron oscurecidos dentro de aumentos del IVA – entre otros gravámenes – y, por supuesto, de la deuda pública. En todo caso, las guerras modernas se pagan, tarde o temprano, con devaluación de la moneda, tal como se paga la mayor parte del gasto público en estos tiempos.

En dicho escenario, la reacción natural de la gente con capacidad para invertir sería colocar su dinero en petróleo y/o refugiarlo en metales preciosos. Y, por supuesto, también en bitcoins, que tampoco son manipulables por los gobiernos, y que resguardan los activos personales mejor que el oro en el caso de confiscaciones.

Cómo he dicho anteriormente, lo más probable es que veamos acciones militares de corta duración. De ser así, la tendencia del mercado, aunque de forma más moderada, iría en la misma dirección.

En cualquiera de los dos escenarios, el bitcoin (una moneda que ningún gobierno puede crear de la nada para su propio beneficio) muy bien podría adquirir mayor valor; sobre todo en un panorama mundial de conflictos bélicos encadenados – porque luego de Siria está Irán, y Corea del Norte… en fin, la tan mentada guerra perpetua iniciada por la familia Bush.

Tristemente, aún somos testigos del absurdo de las guerras, pero así como hay seres humanos capaces de los actos más horrendos, también hay quienes crean herramientas, como Bitcoin, que nos protegen de la destrucción y promueven la paz.

Por Abraxas

,