Pages

Bloques: el tamaño sí importa

Fuente: Liberty.me

Por Justus Ranvier Traducido al español por Symposion

bitcoin-block

Por primera vez en la historia de Bitcoin, el tamaño medio del bloque en la cadena de bloques se está aproximando al límite fijado en el protocolo de 1 MB, y no todo el mundo se pone de acuerdo respecto a qué hacer. Muchas de las objeciones al aumento del tamaño o a la eliminación del límite de tamaño por bloque están basadas en una mala comprensión de la naturaleza de la escasez económica y cómo operan los mercados en general.

Cuotas de producción

Como podéis haber escuchado, el uso del Bitcoin está creciendo. Desde cualquier ángulo, este gráfico representa la clase de saludable adopción exponencial que todos queremos ver. Desafortunadamente, hay un problema en el horizonte que amenaza con detener o incluso revertir la adopción del Bitcoin.

Hace unos años, Satoshi añadió un límite al tamaño del bloque en el protocolo Bitcoin. Antes de este cambio, no había un límite explícito y sólo existía el límite implícito de los 32 MB del tamaño máximo del mensaje. Este límite fue explicado como una medida temporal anti-spam, y Satoshi dijo entonces que con el tiempo podría ser elevado si la red necesitaba una mayor capacidad.

El efecto económico de tener un tamaño máximo de bloque es el mismo que el de una cuota de producción. Las cuotas de producción son herramientas dentro de una economía planificada que fuerzan o bien limitan la producción de un determinado bien o servicio, de forma opuesta a las tasas de producción condicionadas por la ley de oferta y demanda.

kim-jong-il-team-america

Las cuotas de producción son inherentemente dañinas para la economía, como se demuestra en el ensayo escrito por Ludwig von Mises en 1920, “Calculo económico en la comunidad de países socialistas”, y no representa de ninguna forma una estrategia sostenible a largo plazo para asignar la oferta de las transacciones Bitcoin.

Desde el momento en que fue implementado hasta ahora, el daño causado por la limitación del tamaño de los bloques ha sido una cuestión más teórica que real, ya que no existía suficiente demanda de transacciones Bitcoin como para verse frenada por dicho límite. En los últimos años, el limite de tamaño por bloque ha funcionado como una ley de salario mínimo que prohibiese los salarios por dejado de US$ 0,01 por año de trabajo. No existe demanda de salarios así de bajos en el mercado, y por ello una ley así bien podría no existir ya que carece de efecto en la economía. De forma similar, el límite de 1 MB en el tamaño del bloque no ha tenido aún ningún efecto sobre la economía Bitcoin, ya que nunca ha existido una demanda superior a 1 MB de transacciones cada 10 minutos.

Desde su creación, Bitcoin ha estado funcionando como si no existiera un límite de tamaño por bloque. Pero si este límite se sigue manteniendo en el mismo sitio cuando el mercado demanda un número de transacciones que no entran en 1MB cada 10 minutos, entonces Bitcoin entrará de golpe en un territorio económico desconocido.

La gente querrá usar Bitcoin pero el protocolo les impedirá hacerlo. No importa cuánto estén deseando pagar, no importa cuántos mineros estén queriendo incluir sus transacciones en un bloque, ni cuánto quieran los operadores de nodos difundir sus transacciones. Simplemente no podrán enviarlas.

La alternativa a la planificación central

La mejor alternativa a una cuota de producción sobre las transacciones Bitcoin es, como siempre en un contexto de planificación central, dejar que el mercado decida el tamaño óptimo para el bloque.

Nadie le dice a McDonalds cuál es el número máximo de Big Macs que se le permite producir cada día –lo hacen sus clientes al decirles cuántos quieren y McDonalds responde a esa demanda–. En cualquier momento dado, existirá un precio en el que el deseo de McDonalds de producir Big Macs es exactamente igual al deseo de sus clientes de comprarlos, y eso determina el número que será producido. El proceso del descubrimiento del precio es una propiedad emergente de las acciones de millones de actores independientes expresando sus preferencias en un mercado abierto y competitivo. Así es como queremos que se comporte Bitcoin. La red Bitcoin, como cualquier otro producto o servicio en la economía, debería cambiar su capacidad de producción para responder a la oferta y la demanda.

price-discovery

Pero actualmente Bitcoin no está diseñado para hacer eso, y una de las barreras que evitan que sea mejorado en este sentido reside en una serie de falacias económicas o conceptos erróneos que hacen que personas bien formadas en otras áreas desconfíen del descubrimiento del precio en un mercado libre frente a la planificación central, o asuman que la asignación de recursos en redes informáticas funciona de forma fundamentalmente distinta a la asignación de recursos en cualquier otra parte de la economía.

Objeciones al tamaño de bloque determinado por el mercado

• “Las tarifas de transacción son muy bajas y no subirán hasta que el espacio en el bloque sea escaso. Necesitamos un límite de tamaño por bloque para asegurar la escasez y por lo tanto ponerle un precio a las transacciones.”

Esta objeción está basada en un malentendido común sobre la palabra “escasez” tal y como se usa en economía. En términos económicos, algo es escaso si la gente no puede tener una cantidad infinita de eso a un precio de cero.

En la superficie de La Tierra, el aire no es escaso. No es escaso porque todos los humanos pueden respirar tanto como necesiten o deseen, sin pagar ni obligar a otros a pagar por ello. Ya que todo el mundo puede consumir tanto como sean capaces sin reducir por ello la disponibilidad para que otros hagan lo mismo, el aire no necesita de un método de asignación de recursos. En términos prácticos, la cantidad disponible de aire a precio cero es infinita, por lo que el aire no es escaso. Casi todo lo demás sí lo es, y ciertamente lo es cualquier servicio que requiera tiempo o energía para ser producido.

El espacio en un bloque será siempre escaso en tanto y en cuanto nuestros ordenadores estén hechos de materia y sigan ocupando espacio. Construir un bloque no es gratis, almacenar un bloque no es gratis, y el ancho de banda necesitado para transmitirlo no es gratis. Siempre existirá algún coste para el minero que añade un transacción al bloque y ese coste podrá ser pequeño, pero nunca cero. Si las tarifas de transacción emergen de la operación de un mercado competitivo, entonces esperaríamos que se aproximasen al coste marginal de producción más un pequeño margen de ganancia.

• “¿Qué pasaría si el mercado fijase un tamaño de bloque tan grande que sólo Google se pudiera permitir mantener funcionando nodos completos?”

Este problema es real y podría llegar a darse, y es en realidad la razón por la que el límite al tamaño del bloque fue activado en primer lugar. Pero la razón por la que podría darse este escenario es el pobre diseño de las redes P2P: los mineros no necesitan pagar el coste de la retransmisión de los bloques a través de toda la red, con lo que este coste se convierte en una externalización que no se ve reflejada en el coste marginal de producción. La solución a esto es un mejor diseño de la red P2P, no una cuota que limite la tasa máxima de transacciones. Una descripción de cómo construir una mejor red P2P será parte de un futuro artículo.

• “¿Y si las tarifas de transacción fijadas por el mercado no pagan lo suficiente como para mantener un poder computacional que proteja a la red de otros adversarios económicamente fuertes?”

Si no hay suficiente demanda en el mercado de transacciones Bitcoin como para pagar un poder de hasheo que proteja la red, entonces Bitcoin fracasará. Esto puede ocurrir independientemente de que exista o no un límite de tamaño impuesto al bloque. Desde su creación, Bitcoin ha entrado en rumbo de colisión con algunos intereses extremadamente poderosos a nivel económico y político. La única esperanza de sobrevivir a esta colisión es atraer una base de apoyo muy amplia. Bitcoin necesita millones y después miles de millones de usuarios que demandan un mejor dinero. La demanda de parte de quienes desean bitcoins debe ser tan fuerte como para que estén dispuestos a ignorar la ley si es lo que hace falta para conseguirlos.

bitcoin-fever

Esta estrategia no es especialmente nueva o radical. Esta misma estrategia se ha empleado en el conflicto entre las redes P2P de intercambio de ficheros contra la mafia del copyright, y más recientemente en el conflicto entre las compañías que organizan viajes compartidos contra los cárteles de las licencias de los taxis. Cuando una nueva tecnología debe desarrollarse contra un entramado de intereses en un campo de juego desnivelado políticamente, la desobediencia civil es una táctica de probada eficacia.

No sabemos si Bitcoin conseguirá ganar el apoyo que necesita para sobrevivir. Lo que sí podemos decir es que restringir de forma arbitraria la tasa de transacciones es contraproducente de cara a conseguir dicho logro.

• “¿Y si la competencia resulta en que la rentabilidad del minado es tan baja que saca del juego a los pools más pequeños y la minería Bitcoin acaba siendo un monopolio?”

Esta objeción recurre al viejo argumento del “monopolio natural”. El monopolio natural como teoría económica hace tiempo fue definitivamente desechada, y los mismos principios que explican por qué no surgen monopolios naturales de la fuerzas del libre mercado en las industrias habitualmente citadas, pueden ser aplicados igualmente a la minería Bitcoin. En lugar de repetir aquí esos mismos argumentos, recomendaré a quien esté preocupado por los monopolios naturales la lectura de “El mito del monopolio natural”, de Thomas J. DiLorenzo.

• “Si el mercado debería fijar el tamaño del bloque… ¿por qué no debería fijar también la recompensa por bloque?”

Esta objeción está basada o en una mala comprensión de la naturaleza del dinero o bien en el error de creer que el valor del bitcoin no se deriva de sus propiedades como moneda. Dejaré la exploración de estos malentendidos para un futuro artículo.

Leer texto original, en inglés

, ,

  • Yepnop

    Acertar con el tamaño de bloque me recuerda a los tiempos iniciales de Internet, cuando se diseñó el protocolo TCP/IP.

    Una máquina envía paquetes por Internet a través del protocolo IP. Como esos paquetes pueden viajar por distintos routers, puede ocurrir que se pierdan, se desordenen o se dañen por el camino. El protocolo TCP se encarga de gestionar los paquetes que viajan por IP para que lleguen todos ordenados a destino. En ocasiones, cuando el paquete IP se extravía, TCP tiene que solicitar su reenvío, pero, ¿cuánto tiempo tiene que esperar para realizar esa solicitud de reenvío? 10 segundos, 1 minuto, 5 minutos… ¿qué parametrización es la mejor?

    Como en los primeros tiempos de Internet, Bitcoin tiene que resolver con éxito varias cuestiones, entre las que se encuentra el tamaño óptimo de bloque, para poder convertirse en el sistema de pagos del futuro.

  • sponky

    aca les dejo una pagina muy interesante http://www.onewallet.io/Browse?Seller=CofresBitcoin

    • AntiSPAM

      Tarado SPAMMER. SPAM SPAM SPAM.

      Basura.

  • aa

    Todos los que dicen que el tamaño no importa son los que la tienen pequeña

    • Drogoteca

      Ya está el basuritas del Gochi haciendo el mongolo….

  • Palamedes

    A mí me ha gustado el artículo porque me ha hecho reflexionar y recolocar cosas que ya sabía y me ha enseñado otras (las más técnicas) que yo desconocía. como soy algo atrevido, esa ignorancia no me va a impedir comentar que la metáfora de las Big Macs no la veo muy acertada, porque no se refiere al tamaño de la hamburguesa (que, aunque big, podría ser bigger), como debería, sino al número de ellas. para fabricar más sólo hace falta más tiempo o más empleados (en realidad, es lo mismo), pero para hacerlas mayores se necesitará cambiar moldes, cadena de producción, empaquetado, etc…, que no puede improvisarse a diario ni decidir con nulo riesgo empresarial, y, en el contexto del artículo, sin que los partidarios de la planificación y recelosos de la libertad encuentren un argumento para cortarle las alas al libre mercado.

    A mí, que no llego a los conocimientos de Yepnop, el problema del tamaño del bloque me recuerda al de los items de las bases de datos, cuando había que limitar los caracteres máximos que podían introducirse en cada casilla para no saturar los ordenadores con archivos pesados y medio huecos. si es así, el problema se solucionará de la forma que se han venido solucionando los problemas de saturación (como hicieron los del Youtube con el inesperado éxito del vídeo Opacanastá). otra cosa es lo que se explica de las redes P2P, cuya tozuda supervivencia siempre esgrimo cuando les explico a mis conocidos no iniciados los secretos de Bitcoin. ahora quedo ansioso a la espera de la entrega futura que se promete hablará de eso, si la hay.

    Estoy de acuerdo con las alusiones que se hacen al libre mercado para despejar malentendidos y, en ese sentido, camaradas del bitcóin, querría compartir con vosotros una experiencia personal.

    Varias veces en este blog me he mostrado incómodo con la idea de la igualdad social y me he inclinado por el respeto y el valor del individuo y sus acciones personales. una de las consecuencias de esa mentalidad, en la que me han ubicado mi vida y mi madurez, ha sido el convencimiento de que, mucho o poco, nadie carece de poder, por supuesto proporcionado a su posición y al partido que sepa sacarles a sus cartas. hoy yo he
    escrito una, que motiva esta introducción algo filosófica, a una ONG con la que colaboro hace años, para animarla a incluir el bitcóin entre sus vías de aceptación de donativos. deseo compartir con vosotros la carta para que, si os apetece, me digáis vuestra opinión sincera sin aprensión ninguna y por si sirve de ejemplo digno de imitación o evitación.

    “Buenos días, soy Palamedes, socio y colaborador de su ONG desde hace años, y me dirijo a ustedes con el fin de comunicarles mi intención de seguir contribuyendo con su generosa causa manteniendo mi aportación de XYZ euros anuales e incluso aumentándola a WZZ. Sin embargo, querría también añadir que, por mi situación personal, es mi intención hacer esa aportación sólo en bitcoines, por lo que les ruego me faciliten una dirección Bitcoin a la que enviar mi ayuda, que no volverá a ser en euros. Si les resulta novedosa la moneda virtual y tienen dificultades para habilitarse un monedero, querría apuntarles que es un procedimiento más ágil y sencillo que el de la banca tradicional, para el que les brindo mi ayuda.

    Les saludo atentamente y les agradezco su labor. Palamedes.”

    • Drogoteca

      Muy interesante la carta.
      El próximo texto tiene mucho que ver con lo que has hecho, Palamedes…. y que sirva de ejemplo. 😉

      • Palamedes

        Ya lo estoy esperando.

        • Drogoteca

          Lo tendrás la próxima semana. Es una, sólo una y luego vendrán más, experiencia sobre cómo mejorar la adopción en tu entorno, una experiencia.

          Yo he conseguido que varias personas, desde tiendas físicas a editoriales y hasta vendedores de droga EN EL MUNDO REAL acepten Bitcoin… y no ha sido complicado.

          Nos leemos en ese texto. 😉

    • Thorin

      Palamades, cómo en algún post he indicado hace falta mucha alfabetización digital 3.0, yo creo que sería más acertado ofrecerte de froma ‘free cost’ económico para ellos pero coste de tu tiempo en formar a la ONG si es de ámbito local, en la implementación de la tecnología, para recibir pagos.

      Yo he formado a amistades, que tienen licenciaturas personas profesionales en TIC, y te puedo asegurar que cuesta mucho hacer entender, las virtudes, que básicamente y es en lo que me centro en BTC=Sistema de pago rápido. Por si te sirve de ayuda.

      • Palamedes

        Gracias por la advertencia.

    • Esta carta será mi modelo de ahora en adelante. Gracias por compartirla.

      • Palamedes

        Si es así, te advierto que voy ahora mismo a corregir una frase (como también lo hice en la carta original) para que quede claro que no me conformo con que me envíen una dirección, sino que quiero que la habiliten en su página web a la vista de todo el mundo.

        • Ahora que lo dices, es algo que siempre olvido mencionar cuando le pido a alguien que acepte mis btc. Y no es un detalle menor.

          • Drogoteca

            Yo he colaborado con diferentes historias en Bitcoin, e incluso a Wikipedia le llegue a exigir que mientras no me dieran una forma de donar sin dar mis datos, no contasen con la donación (aunque fui de los primeros en donar instintivamente cuando supe que su fundador tenía una dirección y que pensaba dedicarla a las donaciones, pregunté a Jimmy Wales, creo que se llama y me dijo que sí… e ingresé mi donación). Luego creo que Wikipedia exige los datos para donar… mala política, pero entiendo su posición.

            Y a las tiendas que voy convenciendo de que lo usen, no les enseño nada sobre control de datos personales: al revés, mercado libre y el modo de usar con código QR de esos… si alguien tiene que regular y presionar para recabar datos, no seré yo.

            Pero me parece básico: esto es fomentar la adopción.

            Hace unos minutos en Twitter me paso con una tienda cuyas camisetas han sido motivo de polémica, le pregunté si aceptaban Bitcoin y me dijeron: “por el momento, no”

            Esta fue mi respuesta: https://twitter.com/Drogoteca/status/560186035179896834 😉 Y si no quieren pues nada…. compraremos en otro lado. 😉

            • Palamedes

              ¡Y yo que pensaba que el tono de mi carta era un poco duro! estoy hecho un mojigato.

    • Yepnop

      Palamedes, en estos casos te recomiendo utilizar la ‘técnica del sandwich’, poco utilizado por científicos y programadores, pero en la que son unos artistas los políticos y burócratas de todo pelaje.

      http://lamenteesmaravillosa.com/la-tecnica-del-sandwich/

      En tu caso se basaría en comentar lo bien que hace tal o cuál organización su trabajo, para después pasar a lanzar tu solicitud irrenunciable para las donaciones, y terminar de nuevo dorándoles la píldora por su dedicación.

      Este tipo de artes funcionan estupendamente, mucho mejor que la verdad y el trabajo bien hecho. Una persona con buena presencia y buen manejo de esta técnica consigue más en el mundo de la empresa que los mejores científicos y programadores.

      • Palamedes

        Eres fino, Yepnop, aunque hombre de ciencias, bien se echa al ver. dice el refrán castellano que lo cortés no quita lo valiente. si esas técnicas consiguen tanto por algo no malo será: el hombre es un todo y nada de él nos debe ser ajeno. si alguien llegó a excelente programador, con poco esfuerzo conseguirá ser cortés y sacar ventaja a los ladinos por lo más difícil de conseguir. salud.

      • 1antares1

        A veces aprendemos más de los comentarios que del artículo (con nula intención de desprestigiar al Autor), y Yepnop no ha sido la excepción respecto a la Técnica del Sandwich. Interesándome sobre la materia: BitCoin y sus hechos, siendo Desarrollador de Software joven -contraste de los 37 años de majamalu-, sin modestia alguna me interesó “la técnica del sandwich”, que sin apreciar que tan buen mecanismo que acentúa nuestra mejora unilateral cada día, lo practicaba cotidianamente, casi asimilando una docilidad -o debilidad- entre mi comunicación con los clientes. Si, algo pesimista pero afortunadamente, éste “arte” (ahora lo reconozco) hace singular cada individuo, haciéndome exitoso en mis decisiones y difícilmente un “buen científico” lo carezca. Recordad que no hay programadores “viejos” ni “nuevos”, sino “malos” y “buenos”.

        No olvidando la honorable y brillante acción que ejerce Palamedes y su honorable carta. Gesto que cada quién debería apelar, indiferentemente del contexto y contenido, área o lugar.

        Mis más preciados.

        • Palamedes

          Por mi parte, gracias.

          Un año después, tengo que confesar que mi estrategia no ha dado sus frutos. la ONG a la que mandé la carta ha preferido prescindir de mi donativo a aceptar bitcoines. todavía no he desesperado de conseguirlo, aunque lo que más me desanima es que ni siquiera he recibido respuesta, sólo un intento de cobrarme la anualidad sin mediar palabra, que yo no he consentido.

          Supongo que desconfiarán de una novedad que otras organizaciones similares tampoco han adoptado; que sigue asociada a determinadas actividades perseguidas por la ley; que presenta altibajos. ha debido también de parecerles raro un tipo como yo, que está dispuesto a renunciar a la desgravación fiscal por donaciones (20 o 25%) con tal de satisfacer un capricho que a saber a qué intenciones responde.

          Salud.

    • Ramon Angel Díaz

      Una carta que me hubiera gustado escribir. Genial

  • Mark VR

    Obviamente. El tamaño siempre importa.

    • Drogoteca

      Marranote/a.

  • Pingback: Por qué Blockstream está condenado a fracasar()

  • Pingback: Detrás de la cortina de humo... la tecnocracia de Bitcoin Core()

  • Pingback: La Criptonovela del verano: una historia en tres capítulos (Capítulo 1) - Blog - Adrianistan.eu()