Bailando al ritmo del relato oficial

El relato oficial va cambiando; lo que no cambia es su propósito: llenarte de miedo para que aceptes cada vez más autoritarismo.