¡El tren no se ha ido! (deja de lamentarte)

La analogía del tren que se fue es muy común en el criptomundo. Muchos creen erróneamente que no habrá oportunidades como las que perdieron.