No hay mal que dure cinco mil años

La disolución del matrimonio entre Moneda y Estado precipitará el ocaso de las instituciones políticas que hemos heredado de la edad de Bronce.