Pages

Tamaño del bloque y naturaleza de Bitcoin: racionalismo versus empirismo

rodinEl debate acerca del límite al tamaño del bloque ha dado a luz a una pregunta de orden epistemológico: ¿Cómo sabemos cual es la naturaleza de Bitcoin? ¿Puede esta deducirse a priori de nuestro conocimiento de las reglas definidas en el paper de Satoshi Nakamoto, y del protocolo codificado en su software de referencia? ¿O solo puede conocerse a posteriori a través de la observación y la experiencia? El propósito de este texto es analizar la cuestión de la naturaleza de Bitcoin desde la perspectiva del racionalismo y el empirismo, en el marco del debate acerca del límite al tamaño del bloque.

El racionalismo sostiene que algunas proposiciones se sabe que son verdaderas por definición y que otras proposiciones son cognoscibles por medio de la deducción a partir de las primeras. El racionalista podría sostener la idea de que Bitcoin tiene un límite de 21 millones de monedas o un límite del tamaño del bloque de 1 MB, apoyándose en el razonamiento deductivo a partir de las normas impuestas por el código fuente de Bitcoin Core. Desde el punto de vista del racionalismo, el código representa una verdad inmutable, y su comprensión de Bitcoin se desprende de las deducciones axiomáticas a partir de esa premisa.

El empirista rechaza la intuición y la deducción del racionalismo, y considera en cambio que el conocimiento se da necesariamente a posteriori, pues depende de la observación y la experiencia sensorial. El empirismo cuestiona la noción de que Bitcoin tiene un límite inherente de 21 millones de monedas y, en su lugar, observa que la oferta monetaria aumentó 50 bitcoins por bloque durante los primeros 210.000 bloques y, a partir de allí, 25 bitcoins por bloque. El empirista rechaza la idea de que Bitcoin tiene algún tipo de límite inherente al tamaño del bloque, tras haber observado que los límites empíricos anteriores de 250 kB, 350 kB y 750 kB colapsaron ante el incremento de la demanda.

Para el racionalista, la promoción de un aumento de tamaño del bloque por parte del empirista puede lucir como una tentativa hostil de destrozar esa verdad que él ha tomado como autoevidente. Para el empirista, el racionalista puede lucir irracional, porque el empirista nunca ha aceptado (ni rechazado) las premisas que el racionalista considera fundacionales (“no hay datos empíricos suficientes”). En efecto, el debate acerca del límite al tamaño del bloque es un debate sobre la naturaleza misma de Bitcoin. ¿Cuál es la naturaleza de Bitcoin? ¿Fue tallada en piedra o es Bitcoin una criatura del mercado?

Racionalismo y empirismo son en realidad lentes a través de los cuales podemos entender cómo adquirimos conocimiento. No es que uno sea mejor que el otro; ambos son importantes para progresar.

En mi opinión, el racionalista tuvo un rol importante cerca del primer halving (reducción a la mitad de la recompensa en bitcoins para los mineros): el empirista no creía probable que el halving pudiera salir bien (y por lo tanto no tenía fe en que Bitcoin podía llegar a ser una moneda fuerte). Sin nuestra parte racionalista, no habríamos tenido la convicción necesaria para prever el éxito de Bitcoin.

Ahora tenemos el problema opuesto: el racionalista está luchando para mantener una regla que ha confundido con una parte inmutable de la naturaleza de Bitcoin. Es momento de que el empirista muestre que esa regla está perjudicando a Bitcoin.

Por Peter_R – Leer texto original, en inglés

  • No avanzamos

    Ni racionalismo, ni empirismo. El afán de lucro ciega la mente. Mucho fanático y uno que otro mesiánico.

    • aludido

      Eso es porque Satoshi así lo quiso, amén.

  • Palamedes

    Interesantísimo análisis. la fe del racionalista y el escepticismo del empírico colaborando sin darse cuenta. me ha encantado. me duele que no se me haya ocurrido a mí. enhorabuena al autor.

  • Pingback: Detrás de la cortina de humo... la tecnocracia de Bitcoin Core()