Pages

Los peligros del cripto-trading

trading-bitcoin-criptomonedas

¿To trade or not to trade? Cuando uno pasa suficiente tiempo en el universo Bitcoin, tarde o temprano se llega a enfrentar a este dilema. El trading, la actividad de comprar y vender una moneda a cambio de otra, es uno de los grandes condicionantes del valor de las distintas criptos en un momento dado.

Mi primer contacto con el trading –con control directo e inmediato de mis monedas frente a otras varias– fue hace pocos meses. Por suerte, y digo suerte porque eso fue en gran medida, sucedió justo antes de la burbuja que vivimos en la primavera. En previsión del fork de Bitcoin, y preocupado por ese dinero –que iba ganando en valor con el tiempo, hasta ser una variable imposible de ignorar– quise proteger lo que hasta ese momento había guardado en Bitcoin, y busqué otras posibles monedas como refugio ante una situación que –esperaba– podía volverse caótica. Suerte fue que, si bien mi predicción de fork iba muy anticipada, el conjunto de decisiones lo tomase en esos días: mutipliqué varias veces aquello que coloqué en otras monedas, porque tuve la suerte de pillar ese momento.

Los planteamientos generales de mi decisión eran “buenos”, porque derivaban de un análisis de largos plazos que no buscaba dinero rápido sino protección. Pero el hecho que temía, el fork, no se produjo hasta meses después y aunque el precio del bitcoin no se había inflado tanto como el de otras monedas en ese tiempo, había doblado prácticamente su valor: me había equivocado, pero había acertado. Darme cuenta de ese hecho de forma tan tajante (mi predicción era errónea, al menos en ese momento) me ayudó a no creerme –por efecto de la suma de dinero ganada con la suerte del momento– un experto en el tema, capaz de predecir tan espectaculares escenarios de crecimiento. Esa ocasión fue suerte, y lo tuve muy claro desde el principio.

Aunque yo ya he tomado la SANÍSIMA decisión de no asesorar a nadie ni ayudar a nadie –sin cobrar por mi tiempo– con el tema de las criptomonedas (es muy pesado cargar con todo lo que la gente no sabe e intentar que comprendan todo esto con un muro de desconocimiento delante, defendido por otro de prejuicios detrás) mantengo un pequeño grupo de Telegram en el que varios personajes compartimos cripto-asuntos. En él hay algún ilustre entrevistado de esta web y otras personas totalmente desconocidas que se han ido “agregando” en momentos distintos: personas con formación en Bitcoin muy distinta, pero todos dentro del límite del usuario de nivel medio, como máximo (como yo). En el grupo, que paso de ser “Cryptoboyz & Girlz” a “Escuela de Salamanca” (recuerdos a Palamedes) nos echamos una manita y nos ayudamos.

Y todos nosotros –todos sin excepción– hemos caído en el trading. ¿Por qué? Está claro que cuando llevas un tiempo en esto, ciertas noticias sabes que van a tener repercusión (positiva o negativa) y sueles ver que puedes tomar ventaja de lo que va a suceder (si eres capaz de interpretar bien el escenario y predecir su resultado en un momento puntual). Yo suelo decir que, con esto de las criptomonedas, pasa algo similar a lo que ocurre con algunas partículas observadas con el prisma de la física cuántica: puedes determinar su vector de dirección y velocidad o su posición exacta, pero no ambas cosas a la vez. Puedes acertar en el escenario y errar en la conclusión, y puedes hacer la jugada inversa también (lo que sería acertar de casualidad, como yo). Lo que está claro es que el trading de criptomonedas y de otros valores es un campo probabilístico y no determinístico. Si eres muy de la mecánica clásica y te da “yuyu” eso del gato vivo-muerto, a lo mejor esto te supera. Si quieres saber lo que tienes y cuánto vale con una precisión pre-establecida, lo tuyo es la moneda fiat y no la criptomoneda (al menos, de momento).

Todos hemos visto la posibilidad de ganar dinero rápido, y hemos tentado a la suerte con diferente fortuna. Lo único que parece salvarnos a todos (hablo especialmente del grupo mencionado, pero puede ser aplicado a otros muchos fuera de él) de nuestros propios errores en el trading, es que hablamos de un mercado en un alza brutal. En alza hasta el punto de que a veces da impresión de que “da igual en qué inviertas, porque todo sube siempre” (ojo, esto no es así y aunque lo sea –temporalmente– llegaremos tarde o temprano al momento en que no sea así).

No todo sube siempre, ni todo sube, pero es cierto que si se mira el precio de los principales criptovalores 1 año atrás, son todo ganancias, en cualquiera. Y este mercado “inflado de interés” por un lado y que, por otro, se alimenta de nuevos niveles de adopción de las criptomonedas, es un mercado que tiende a perdonar errores a todo el mundo porque los valores de referencia siguen subiendo. Pero no conviene fiarse, al menos demasiado, de las dotes de “speculatori” que nos han salido repentinamente, ya que lo nuestro no es invertir sino que todos nosotros (en el grupo) trabajamos en campos totalmente alejados de lo que serían los mercados de inversión. Somos meros aficionadillos, de momento, con mucha suerte.

Y tal vez sea ese el problema: exceso de suerte. Todos nosotros, en distintos grados pero todos, hemos entrado en el juego de comprar en un momento y vender en otro, para sacar provecho de la diferencia. Y debo reconocer que, a pesar de nuestra ausencia de experiencia previa, no se nos ha dado tan mal. Pero no debemos olvidar que la simple inercia de unos mercados fuertemente ascendentes ayudó mucho. Hasta gente tan ajena a este mundo, como resulta ser mi madre, me dio una cantidad para invertirla en su nombre. Cuando le pregunté qué quería que hiciera con ello, si “jugar en los mercados” o “hacer una buena inversión y dejarla quieta”, me contestó lo primero: jugar con ello, hacer trading activo. Cuando –extrañado– le pregunté cómo me daba esa respuesta, me dijo que no era mucho dinero [nota del autor: si yo lo hubiera tenido la primera vez que miré el precio Bitcoin, ahora tendría 100 Bitcoins, que hoy día equivalen a una muy buena casa, en mi país]. Ese tipo de actitud en una persona que es ajena a este mundo y cuya principal fuente de información son “los mass media” y alguna cosa que me escucha decir a mí, da una importante señal de lo que al personaje medio, que aún no ha entrado en esto de las criptomonedas, le atrae: no es la calidad del dinero, sino las ganancias rápidas haciendo trading.

Y nuestro “trading”, que comenzó siendo motivado por “la necesidad de realizar un par de movimientos lógicos de compra y venta” ante una situación puntual (incluso forzada), acabó convertido en el hábito de “cazar al dragón durante horas y días”. De pronto nos vimos persiguiendo estadísticas de precio en los mercados maniáticamente para sacar provecho rápido de la volatilidad en las monedas y las diferencias de precio en los distintos exchanges. Uso a propósito la expresión “cazar al dragón”, porque es la que se usa en inglés, a modo de “slang” o jerga, para describir el acto de perseguir y aspirar el humo de una pequeña cantidad de cocaína base, o heroína (o ambas, speedball), que se evapora con la llama de un mechero sobre papel de plata. Realmente las sensaciones, comparando el “juego” que se establece entre la persona y la actividad en este caso, pueden llegar a ser bastante similares a las del yonqui dándole fuego a la “cola del dragón”, pero eso es una visión subjetiva del asunto y entiendo que poco común, ya que si bien hay mucha gente que hace trading de criptomonedas, no hay tanta que se entregue a esos otros placeres del consumo de psicoactivos.

A este punto quería finalmente llegar, antes de ofrecer un consejo basado en la experiencia tenida haciendo trading con criptomonedas: placer, consumo. Hay personas –la inmensa mayoría– a quienes les das una inyección de heroína y no les resulta agradable. Otras quedan maravilladas y –de poder conseguirla– se hacen adictas a esa droga. Donde puse heroína, puede poner usted mismo cualquier otra sustancia y otras cuantas actividades humanas: comer, dormir, masturbarse, besar, ligar, jugar a las cartas, ir de compras, echar dinero a las tragaperras, trabajar sin descanso aun teniéndolo, follar o jugar a la lotería, al ajedrez o a los videojuegos en una consola.

Tal vez usted no lo sepa, pero las drogas prohibidas hacen efecto en el cuerpo humano porque imitan a otras sustancias que tenemos en nuestro interior. Cuando come, usted segrega endorfinas (una molécula de efectos similares a la heroína o morfina). También cuando acaba de tener un orgasmo, o cuando llora. También las segrega su cuerpo de forma automática cuando usted sufre un daño (como un hueso roto). Cuando usted está a punto de ganar lo lotería, porque sólo falta número y si es el suyo se convertiría en millonario, usted segrega dopamina como un loco. Pero también lo hace cuando va ganando en la consola mientras compite con su pareja o amigo, y también lo hace cuando está jugando al poker con dinero o a las maquinas tragaperras, bingo, casino o ruleta: en los juegos de azar, usted segrega dopamina de la misma forma que lo hace el cerebro de un cocainómano cuando consume y consume esta droga. Y así podríamos seguir con distintas actividades, emociones y comportamientos que surgen en el complejo ser humano.

¿Pero esto no iba de trading? Sí, y aquí terminamos.

Dentro del grupo -en el que me incluyo- hay hombres y mujeres, profesionales de todos los campos (del derecho a la seguridad privada, pública, sanitarios, autónomos, freaks sin oficio claro pero todos con un mismo interés: Bitcoin y su mundo) que tienen intereses muy distintos y razones diversas para estar en este cripto-fregao. Sin embargo, al principio, todos pensábamos que las ideas de los demás y sus motivaciones (más allá de ganar dinero, que es común) serían iguales a las nuestras. Y no, eso es de lo primero que hemos comprendido: somos personas distintas que compartimos información y razonamientos, pero que tomamos decisiones distintas en función de los mismos datos: el trading no es una ciencia exacta.

Y la otra gran cosa que descubrimos, algunos antes (yo posiblemente) y otros más tarde, es que el cripto-trading es una actividad “de alto riesgo” y no sólo económicamente: es una peligrosa adicción. En realidad, el estar frente a gráficas de colorines, que suben y bajan, cálculos sesudos, fórmulas magistrales a aplicar, momentos a cazar a tiempo, desde tu teclado, usando tus manos, tu dinero, es muy parecido a un juego de azar, incluyendo las consecuencias de la ludopatía. A veces se gana dinero, genial, y eso es un refuerzo positivo que hace que la persona repita la acción. A veces se pierde, y eso que a muchos les sirve para medir mejor y tal vez retirarse del juego, a ciertos personajes (es un fenómeno que se da en los compradores de drogas en el mercado negro) no les funciona como un aversivo que les aleje del trading, sino que les funciona de “refuerzo aleatorio” que no tiende a eliminar el comportamiento sino todo lo contrario.

En resumen, creo que el trading es una actividad que, si bien puede dar altos rendimientos, también puede provocar intensas pérdidas. Y una que no solemos evaluar adecuadamente: la de nuestro tiempo. Nuestro tiempo y su rendimiento es en sí mismo, cuando lo usamos adecuadamente, nuestra mejor “Proof of Work” o PoW. Es cierto que es “relativamente fácil” ganar dinero en el trading, una vez que uno le echa horas y aprende las habilidades básicas. ¿Pero cuántas horas? ¿Cuántas le puedes echar tú para que dicha actividad te resulte rentable? Si eres una persona que –por su trabajo, o ausencia de trabajo– pasa su tiempo pegado a un ordenador con conexión a Internet, pues es posible que hacer trading sea una actividad más –provechosa económicamente– que puedas incorporar a tu rutina.

Pero fuera de esa tipología de persona, es muy probable que el trading de criptomonedas no sea una actividad hecha para ti. Hace un tiempo recibí el mejor consejo sobre trading que me han dado hasta la fecha: “no hay decisión sobre criptomonedas que compense una noche en vela”. Y es cierto. La mayoría de la gente no dispone de 10 horas para estar pegado a un ordenador leyendo información y analizando mercados, porque fuera de Bitcoin tienen vida. Y todo esto lo escribo sabiendo que, en breve y debido a los futuros forks de Bitcoin que parecen venirnos encima, no tendré más remedio que ceder a mis impulsos y echar un vistazo al asunto; es posible que acabe picando de nuevo, y dejándome más riqueza de mi propia PoW en tiempo que la que pueda ganar haciendo movimientos entre unas y otras monedas.

Valora bien tu tiempo antes de dedicarlo a otras cosas.

Y recuerda que te lo avisamos aquí: el trading de criptomonedas es altamente adictivo.

  • noespatanto

    Desde que me explicaron que los traders , al menos lo que se basan en análisis técnico, no hacen caso de las noticias por que solo les interesan las gráficas, entiendo menos ese mundo.

    • Palamedes

      Simpático grupo ‘La escuela de Salamanca’.

      Aún recuerdo, Drogo, cuando te dejaban frío los comentarios sobre estrategias de inversión, de compras y ventas que hacíamos algunos. se ve que te has metido de lleno en el trading porque casi no dejas sensación ni lección por comentar. yo añadiría el valor pedagógico de esa práctica al enseñarnos que se puede perder dinero sin pensar por ello que estamos acabados o no servimos. yendo por dinero se aprende que el dinero no es tan importante. la lección suprema es saber dar una orden de venta con pérdidas manteniendo la sonrisa (alguna de esas sustancias que explicas mediante).

      Yo ya no lo practico. leí con frecuencia hace años a un comentarista técnico de la bolsa española, Carlos Doblado, un tipo genial que llenaba sus crónicas de filosofía y humanismo, que me enseñó mucho de la atmósfera del trading. un día en que debía estar con la moral baja escribió que el trading no merece la pena porque, ganes o pierdas, siempre pagas comisiones de compra-venta. esa pérdida hay que añadirla a la del tiempo.

      Me gustaría que escribieses alguna línea sobre cómo hacer compatible esta entrega con aquella de agosto donde gritaste ¡HODL!

      • Palamedes

        Disculpa, noespatanto, me he despistado y he colocado el comentario donde no quería.

    • Mi visión del asunto ha ido cambiando con el tiempo. Todavía suscribo lo que dije en enero de 2015, un momento no tan alejado pero en las antípodas anímicas del actual: http://elbitcoin.org/capitulacion/

      • Por cierto… ¿alguien conoce a este tarado y su criptomojón?

        Ni escribir castellano saben.
        Pero ya van ofreciendo dinero a cambio de que gente que no sabe nada de ellos, escriba sobre ellos….

        Me suena a Parangon.
        xD

        https://uploads.disquscdn.com/images/58fdb55756fd67c6c6798076cc5ff777d05ad217c821fc7d37034bb77a033acb.jpg

      • JJ

        Hola,

        qué tiempos aquellos. Resulta extraño releerse 🙂 Yo también mantengo lo dicho con anterioridad, a excepción del porcentaje de probabilidad de pérdida de mi inversión inicial que consideraba entonces del 75%. Lo reduzco a día de hoy al 10%.

        Personalmente sigo desde entonces con la misma pauta. En frío aproximadamente el 95% de mis Bitcoins y Ethers y el 5% restante para trading en momentos puntuales técnicamente claros, aunque cada vez con menos capital porque voy participando en algunas ICO. No me ha ido mal, realmente estoy muy contento.

        Estelar el alza del Bitcoin en las últimas semanas. Parece realista un horizonte de 20K para el 2020. En cualquier caso, cuidado con los que entráis ahora con dinero nuevo, que las subidas espectaculares tienen un final igual de espectacular.

        Saludos y a disfrutar del momento.

        • Antonio Canosa

          Soy mucho más optimista para 2020, aunque tampoco vendría mal un añito de recorte, para acumular 😉

          • Ariela

            Por el signo de esta web imagino que estáis hablando de 20K e incluso más para BCC en 2020.

            En serio creéis eso posible?

            Hasta ahora no me había decidido a invertir en BCC (salvo los que me tocaron en el reparto) pero últimamente el precio me está atrayendo más que el de BTC.

            Cual creéis que puede ser un buen % para mantener en cada uno de ellos?

            Gracias

            • Antonio Canosa

              Yo hablaba de BTC. BCH es mucho menos conocido, así que los nuevos adoptantes difícilmente entrarán en él masivamente.

            • JJ

              Hola,

              efectivamente yo también me estaba refiriendo a BTC. El efecto de red del BTC es ya extraordinariamente grande. Sentimientos a parte, dudo mucho que se produzca un “sorpasso” en un futuro.

              En cualquier caso, por si estuviera equivocado (que no creo) , para no errar tengo la misma estrategia que comenta Antonio Canosa. Mantengo y mantendré todas las monedas que puedan surgir (BCH, BCG, B2X …) de pasados y futuros forks de BTC durante un largo periodo.

              Y respecto a lo que comentaba de un horizonte sobre los 20K en el 2020, hombre, a mi personalmente me parece un objetivo plausible pero también bastante optimista, un x100 en 5 años. De hecho, el día que realmente bitcoin alcance ese objetivo, tengo en mente la venta de una parte significativa de mis btc para comprar una serie de inmuebles. La otra parte me la quedaré “ad-infinitum”, pase lo que pase. Con Ethereum tengo un planteamiento similar.

              Un saludo.

              • Antonio Canosa

                Realmente, el futuro es impredecible y cada cual se hace sus expectativas conforme a sus observaciones y a su propia psicología. Si eres más prudente, tiendes a plasmarlo en predicciones que consideras más moderadas. Yo trato de no dejarme llevar por esa clase de temor que se traduce en prudencia, y al cual estoy igualmente sometido.

                Desde luego, si a alguien le hubieran dicho a comienzos de este año que bitcoin cotizaría a 5000 euros antes de finalizar el ejercicio, habría pensado que era un disparate. Pero si proyectamos los movimientos que ha venido teniendo desde el comienzo, habría sido un pronóstico moderado. De hecho, yo pronostiqué en mayo que terminará el año entorno de los 7000 euros, y mantengo ese pronóstico. Aunque, desde luego, el cuerpo me pide no decir “barbaridades”, lo cierto es que la evolución es exactamente esa.

                Si nos ponemos a proyectar la evolución de este año al que viene, considerando que efectivamente termine el año a 7000 euros, veremos con asombro que en diciembre del año próximo podría perfectamente cotizar a 70.000 euros. ¿Una burrada? Sí, pero no sería la primera vez que lo hace.

                También podría comenzar un mercado descendente de seis u ocho meses que corrigiese hasta los 3000 euros, por ejemplo. Pero tampoco significaría gran cosa en su tendencia histórica, y podría perfectamente alcanzar los 50.000 euros al año siguiente.

                Con esa tendencia bestial, y teniendo en cuenta la incertidumbre que domina este mercado, no sería extraño que en 2020 cotizase a 500.000 euros, como pronosticó Mc Afee, o a 2.000.000 dentro de 5 años. Desde luego, no apostaría por ello, pero ni por asomo se me ocurriría apostar a que no puede suceder, porque bitcoin lleva cerrando bocazas desde que cotizaba a unos céntimos de dolar X-DDD

    • Yo precisamente lo hago el revés, análisis técnico no sé ni quiero.
      Tomo decisiones en base a hechos de mayor duración y consistencia, aunque si veo 10 velas rojas seguidas, entiendo que la cosa va mal…. xD

      • aL lA

        Ya veo, Lucano te mandó al desvío… Por eso tu tirria.

        • Nunca traté con Lucano.
          Pero debo decir que fue uno de los motivos por los que comencé a venir a esta web…

          ¿Algo más que inventarte o insinuar sin tener ni idea?
          🙂

          • Más respeto

            Pues no le llameis cutre y torticero.

            • Yo a Lucano no le llamo nada, no sé nada de él desde hace…. 4 años??

              Te equivocas de patio de colegio, nene.

              • You are fired!

                Seguramente ya habrás eliminado el comentario. xD
                Con gusto te ayudaré, tienes un email? xD

                • Sí claro, tengo un email, pero no hace falta: publica aquí lo quieras, yo reitero lo dicho. Nunca traté con Lucano y, además, tú eres profundamente retrasado.

                  Ambas cosas.

    • Por cierto, ojo con Disqus… los que tuvierais cuentas por esos años.
      Por algo nunca me gustó y nunca tuve una: su seguridad era una mierda por donde paseaba todo dios… xD

      17 millones y medio de cuentas, passwords e emails.
      WOW!!!

      xD

      https://uploads.disquscdn.com/images/8c69caaefb5761d383766c574299328cb7eb5aefecc90892151e043391a778d5.jpg

      • Drogotonto

        Ahhh por eso ya no usas tus nicks registrados.

        • Bueno, si a esto lo consideras un nick registrado…. vale.

          Mira bien mi nombre y apellidos, y la cuenta que lo sostiene, nunca la he usado ni recuerdo cuál es…. registrado, sí.

    • Antonio Canosa

      Al margen de las causas, una cosa es obvia: los precios se mueven en tendencias. Es decir, suben durante un tiempo considerable y también bajan durante un tiempo considerable. De algún modo los movimientos tienden a permanecer, a prolongarse en el tiempo, contradiciendo lo que podría ser un movimiento aleatorio. La cuestión es determinar cuándo el precio está subiendo y cuándo bajando, para cualquier escala temporal que elijamos. Con saber eso nos bastaría para ganar. Pero esa información es mucho más escurridiza de lo que podría parecer, aunque obtenerla es crucial.

      Charles Henry Dow lo tuvo claro: como quiera que el precio avanza en movimientos alternativos arriba y abajo, basta con observar los máximos y mínimos sucesivos para saber si sube o baja. Juntando los mínimos y/o los máximos con una simple recta sobre un gráfico podremos determinar si el precio está ascendiendo o descendiendo, para luego actuar en consecuencia. Seremos, entonces, “chartistas”.

      Luego observamos cosas curiosas, como niveles que el precio se resiste a sobrepasar hacia arriba o hacia abajo. Sin analizar sus motivos, enseguida comprendemos que determinados inversores se aferran a ciertos precios, haciendo que éstos se retengan en lo que llamamos “soportes” y “resistencias”. Están además las figuras de cambio de tendencia, que no son otra cosa que una consecuencia geométrica inevitable de un movimiento que, por alguna razón ahora irrelevante, incorpora una fuerte componente sinusoidal (que sube y baja, vamos). Y hay otras cosas, como formaciones de consolidación, etc…

      Esa es la esencia del análisis técnico, una herramienta de carácter puramente táctico para guiarnos en la toma de decisiones. Por supuesto, después hay refinamientos infinitos para esa esencia (Onda de Elliot, Fibonacci, medias móviles, montones de indicadores…), la mayoría de los cuales son completamente inútiles. Con frecuencia apenas sirven para distraernos enmascarando el precio o, en el mejor de los casos, para observarlo de una manera diferente. Pero es la esencia lo que nunca ha de perderse de vista: ¿Sube o baja?

      Por último, no me resisto a recordar una observación crucial del mismo Charles Henry Dow: los precios tienden a descontar toda la información a medida que va siendo conocida, de modo tal que tratar de obtenerla antes de que el mercado se percate de ella acostumbra a ser un esfuerzo completamente inútil. Cuando un analista entra por la puerta de una empresa, el mercado ya a reaccionado a lo que él todavía no conoce: es la marcha de los precios lo que nos sirve para pronosticar la evolución futura de los negocios, no la información actual relativa a los negocios lo que nos permitirá pronosticar la evolución futura de los precios. Arrasador…

      No, no es que haya similitud con los fundamentos del teorema de Mises sobre la imposibilidad del socialismo, es que son exactamente los mismos fundamentos: La información que requerimos es demasiado extensa, dispersa e inaprensible. El análisis técnico no es ninguna panacea, pero acertar guiándonos por el análisis fundamental constituye una imposibilidad práctica. Al final todo está sometido a la incertidumbre inerradicable que caracteriza al futuro, y ello tiene consecuencias inevitables.

      “Afortunadamente”, para aportar cierta predictibilidad al sistema están los bancos centrales y la banca de reserva fraccionaria, que producen ciclos económicos periódicos bastante susceptibles de ser predichos. Para ello existe una herramienta que bien puede llamarse “análisis cíclico”, la cual conviene tener muy en cuenta.

  • Palamedes

    Simpático grupo ‘La escuela de Salamanca’.

    Aún recuerdo, Drogo, cuando te dejaban frío los comentarios sobre estrategias de inversión, de compras y ventas que hacíamos algunos. se ve que te has metido de lleno en el trading porque casi no dejas sensación ni lección por comentar. yo añadiría el valor pedagógico de esa práctica al enseñarnos que se puede perder dinero sin pensar por ello que estamos acabados o no servimos. yendo por dinero se aprende que el dinero no es tan importante. la lección suprema es saber dar una orden de venta con pérdidas manteniendo la sonrisa (alguna de esas sustancias que explicas mediante).

    Yo ya no lo practico. leí con frecuencia hace años a un comentarista técnico de la bolsa española, Carlos Doblado, un tipo genial que llenaba sus crónicas de filosofía y humanismo, que me enseñó mucho de la atmósfera del trading. un día en que debía estar con la moral baja escribió que el trading no merece la pena porque, ganes o pierdas, siempre pagas comisiones de compra-venta. esa pérdida hay que añadirla a la del tiempo.

    Me gustaría que escribieses alguna línea sobre cómo hacer compatible esta entrega con aquella de agosto donde gritaste ¡HODL!

    • Palamedes
    • Lo tuyo es ser un cabrón.
      Recuérdame que nunca te invite a comer.

      Lee ambas entradas cronológicamente, una fue primero. Esta va después.
      Los aprendizajes,Palamedes, son secuenciales.

      Lo que no dejo es de preguntarme y curiosear.
      ;))

      Añado: lo de HODL comenzó siendo un simple texto sobre el término en sí, que me resultó curioso. El resto, se os dará por añadidura.

      😉

    • De todas formas, me gustaría añadir(te), que esa misma APARENTE dicotomía irresuelta que señalas es una constante en mis asuntos: pocas veces doy argumentos de autoridad, y tiendo más a preguntar que a responder.

      Ambos textos son dos vivencias, cronológicamente ordenadas.

      Pero lee el final de este… ;))

      “Y todo esto lo escribo sabiendo que…..

      ….en breve y debido a los futuros forks de Bitcoin que parecen venirnos encima, no tendré más remedio que ceder a mis impulsos y echar un vistazo al asunto; es posible que acabe picando de nuevo, y dejándome más riqueza de mi propia PoW en tiempo que la que pueda ganar haciendo movimientos entre unas y otras monedas.”

      • Palamedes

        Haya paz, que ya te he entendido. los que somos del agro nos movemos a ritmos más lentos. unos en dos meses ponen un lavavajillas y otros levantan el Partenón.

        Yo mismo simultaneaba las dos estrategias deslindando muy bien los porcentajes dedicados a cada emoción (tipo hodl y tipo frenesí) y no consintiéndome transgredirlos, así que realmente caben en el mismo costal. además, coincido contigo en lo del rapto del tiempo, y esa es la razón principal por la que dejé de hacerlo, aunque tentaciones no me faltan de vez en cuando, como el otro día cuando vi al Cash estancado entre los 310 y 320 muchas horas, pero me dio pereza ponerme manos a la obra.

        A mí ese pequeño porcentaje que dedicaba al corto plazo me ha hecho mejor persona, más modesta, porque me di cuenta de lo sumamente pequeño que era yo cuando estaba segurísimo de por dónde iban a ir las cotizaciones y luego la realidad me daba un bofetón.

        Pero, insisto, has hecho un buen análisis de la psicología y tribulaciones del cortoplacista.

        • Yo es que TODO lo que he contado, ha sido con el “fondo trading”.
          1/3 de mi fondo inicial.

          El resto, era metálico o cold.
          Pero aún así, creo que voy a dejar ya casi todo quieto.

          Mi tiempo vale más que lo que gano ahí, y no sólo hablo de dinero.
          :))

    • Tania188

      Pues para qué sepan ustedes, mi mama -y toda su gran familia- es/son de “Ciudad Rodrigo”. Creo qué algo de eso, se me transfirió en los genes jeje.

      Saludos

  • Carlos Sánchez Monte

    Gran artículo. Lo confirmo al 100%. Como te entre el veneno del trading……….

    • Hay mucha gente a la que yo la he metido en esto, con mucho menos dinero (importancia relativa económica) que yo en esto, y que lo primero que hace cada día, es mirar gráficas…

      Algunos, cada poco rato.
      xD

      ;))

      • Servicio Completo

        Y algún centro de ayuda al adicto?

        • Tu madre, pero creo que lo que ahorras en dinero lo gastas en tratar enfermedades de transmisión sexual, tales como tú.

  • Quantum estupidum

    Cada vez me convenzo más de que BTC es una estafa. Y todo eso de que es la moneda del futuro, nada! Sin duda que la personalidad adictiva es muy manipulable y gracias a ello podemos vivir algunos.

    • game over

      Tulipanes, tienes?

      • Se los he vendido todos a un tal Gochi, que hablaba de la moneda del futuro…. y tal.

        Lo siento.
        Prueba otro día.
        🙂

        • Gracias por la info

          Pues iré donde Gochi y de paso me compro un par de btc que seguramente también tiene,

          • Gochi lo que tiene es mucha tontería.
            Pero me gusta mucho más cuando viene Jaime Piqueras AKA el investigado.
            xD

            Anda, llámale que me ría un rato.

    • Carlos

      Viviendo del rebaño? Sin duda, haces honor a tu nick

      • Pero no hipócrita

        Es verdad, siento mucha vergüenza, fíjate, fíjate…

        • Lo que sientes se llama diarrea, por eso tienes ese reguero de color marrón -y resbaladizo- de tu sillón al WC….

          Las cosas, por su nombre.
          😉

      • El pobre Gochi siempre ha sido un tarado.
        No pierdas tiempo con él (sólo si te aburres).

        El nombre se lo puse yo cuando le bauticé como mascota de esta web.
        Y así ha quedado.

        Sólo hay que verle…
        ;D

      • Ingenuote 2

        El que vive del trading, vive del rebaño, no lo dudeis; máxime si manejas información privilegiada. Tu ignorancia no te salva de tu responsabilidad moral.

        • Carlos, eres un nazi económico…. tronco.

  • Cola de ratón

    Yo no le haría caso a un adicto, por más que me diga que ha ganado sin ganar con el diario del lunes.

    • Yo tampoco, pero mira, me hacen caso.
      Lo de adicto, te lo acepto porque soy fumador.

      Si no, me sentiría ofendido: adicto yo? PUTO YONQUI!!
      Un respeto, por favor…

  • Yo también quiero

    Entre la martingala y el drogotrading nos forramos de pasta. Hagan su cola. xDDD

    • Entiendo que tus nociones de trading incluya conceptos con la Martingala.

      Deja claro con el tipo de personaje que tratamos.
      Corre, dobla la apuesta…. capullo.
      xD

  • experto en velas

    Yo también quisiera irme a Las Vegas con el dinero de mi madre… xDDD

    • Joder, eso espero yo.
      Que con lo que me dio mi madre para invertir hace un mes y pico, pueda irme a Las Vegas.

      Si es así, lo de menos será el dinero de mi madre (que, por cierto, sigue siendo suyo).
      xD

    • mataría

      Mejor sería con el dinero de la madre del Drogo. xD

      • Sí, pero primero corre a invertirlo en la Martingala.

        ¿Conoces OneCoin?
        Te viene como polla al culo, Gochi: a medida para ti.

  • para tontos

    Entrar en el trading de criptomonedas es como entrar a apostar en un casino trucado. Por supuesto que hay muchos señuelos que les pagan por cacarear lo mucho que han ganado.

    • Pues mi cheque se ha perdido por el camino, oiga….

      ¿De verdad te lees o eres así de tonto sin entrenar?

  • Qué decepción!

    O sea que del sustituto del oro pasamos al casino mundial en donde cada cierto tiempo hay que renovar los juegos y los tipos de apuestas para que la gente no pierda el interés. Nunca pensé que cayeran tan bajo.

    • Viva Bitcoin !

      Yo sólo espero que con cada fork me regalen más monedas para seguir apostando y seguir viviendo del dinero del borrego.

      • Otro clon de Tone Vays…. Gochi, te vas a convertir en un ToneBoy…. xD

  • Querida mamita…
  • Lucas T.

    Drogo, dime, es buen momento para comprar BCH o crees que todavía va a bajar más?

    • Creo que deberías invertir todos tus Bitcoin en BitcoinGOLD desde ya mismo.
      Pero estás tardando. Ya ya…

  • Alex

    Hola, cuando es el fork y en que exchange hay que meter para que den gratis el nuevo?
    ¿ como veis a largo plazo bch, ethereum,ltc,ripple,zcash, star lumens, eos y hubbits?

    • Te contesto en una sola línea?