Pages

Mentalidad de programador versus mentalidad de economista

Hay una dicotomía que, creo, explica gran parte de la diferencia de perspectiva entre las partes enfrentadas por la cuestión del tamaño del bloque: por un lado tenemos la mentalidad “de programador”, y por otro la mentalidad “de economista”.

mind-set

En el modo de pensar del programador, el sistema tiende a verse como algo frágil, y cualquier cambio como algo arriesgado. En programación, cualquier descuido (desde algo tan simple como colocar mal una coma a sutiles fallas conceptuales en los algoritmos) puede introducir errores. Para prevenir estos problemas, los programadores quieren entender todas las posibles derivaciones de cada cambio, y todos los escenarios posibles de fracaso, y diseñar el comportamiento del sistema de tal forma que sea totalmente predecible. Esto supone una concepción de Bitcoin como sistema cerrado, cuyos parámetros deben ser ajustado cuidadosamente por expertos en su arquitectura.

Las personas con mentalidad ‘de economista’ tienden a ver el sistema en términos de interacciones de agentes motivados por incentivos individuales. Ellos ven a Bitcoin como un sistema abierto, en el que el futuro no es completamente predecible; el sistema podría desarrollar propiedades emergentes inesperadas a partir de comportamientos que ningún diseñador puede planificar. También entienden el riesgo de consecuencias imprevistas que surge de la planificación central y de los intentos de evitar los incentivos individuales. Desde este punto de vista, permitir la diversidad, la experimentación, y la libertad para los participantes individuales en el sistema sienta las bases de la antifragilidad, y los intentos de establecer un control vertical introducen riesgos riesgos y obstaculizan el progreso.

Estos dos modos de pensar son válidos y útiles en sus respectivos ámbitos. Bitcoin es una extraña bestia que reside en la intersección de la economía y la informática, por lo que no es de extrañar que este choque de visiones tenga lugar en Bitcoinlandia.

Por Mengerian – Leer texto original, en inglés