Pages

La borrachera de crédito más alocada de la historia

Fuente: Daily Reckoning   Por Bill Bonner

¿Por qué China está desacelerándose?

Bueno, parece que los chinos, incentivados por su gobierno, han tomado prestado demasiado, han construido demasiado, y han especulado demasiado –al igual que los estadounidenses–.

borrachera-crédito

Esto es lo que nos dijo Jim Walker, economista jefe del Grupo Asianomics, una importante firma de investigación económica con sede en Hong Kong:

“China acaba de experimentar la borrachera de crédito más alocada de la historia, y la mayor parte de ella con una tasa de interés totalmente fuera de lugar. Así que tendrá que llevar a cabo una formidable reestructuración en los próximos años.”.

Ahora que el Sr. Mercado está dando a los inversores una lección, las autoridades chinas están desesperadas por cerrar la escuela –al igual que los federales en los EE.UU.–.

Los dirigentes de China están dispuestos a hacer cualquier cosa –no importa cuán absurda sea– para mantener artificialmente elevado el precio de las acciones. Hablar del asunto en términos que no agradan a las autoridades se ha convertido en un delito punible.

No es broma. Nuestros analistas en Beijing tienen que pensar muy bien lo que van a decir, por temor a ser arrestados.

Esto demuestra que EE.UU. es una economía más avanzada; cuando se trata de engañar a los inversionistas, confiamos más en el fraude que en el uso de la fuerza.

En el corto plazo, el aumento del precio de las acciones luce como una buena noticia. Los inversores se felicitan mutuamente. Los comentaristas remarcan la “fuerza de la economía”. Y la gente se siente más rica.

Pero la manipulación de los precios de los bienes de capital es un error infantil. Como hemos visto –en China y en los EE.UU.–, atrae recursos reales hacia inversiones tontas –cuando no fraudulentas– y sobreproducción.

En EE.UU. tenemos más centros comerciales de las que necesitamos. En China tienen demasiadas fábricas … aeropuertos … carreteras … y ciudades (esto es, por supuesto, sólo una suposición; sólo el Sr. Mercado lo sabe, y en ambos lugares este ha sido amordazado por el gobierno).

El verdadero problema en ambas economías es la excesiva deuda. La deuda ha distorsionado la economía y la estructura de capital, dejando un exceso de capacidad en algunas industrias clave, y activos –acciones, bonos, bienes raíces– con precios hiperinflados en casi todas partes.

Y ahora que el Sr. Mercado empieza a decir lo que piensa, las autoridades se apresuran a buscar más cinta adhesiva.

Ver texto original completo, en inglés

Imagen por cali.org

, ,