Pages

Kublai Kan, el padre del dinero fiat

kublai_khan

El imperio mongol fue, en su apogeo, el imperio de territorios contiguos más grande de la historia. La rapidez con que los mongoles conquistaron un territorio que llegó a extenderse desde la península de Corea hasta el Danubio, con mas del 25% de la población mundial dentro de sus fronteras a mediados del siglo XIII, es un fenómeno que desconcierta a los historiadores.

Como un incendio de proporciones bíblicas, los ejércitos de Gengis Kan y sus sucesores avanzaron desplegando tal nivel de brutalidad contra los pueblos que tuvieron la desgracia de caer bajo su dominio, que el holocausto mongol (aunque más preciso sería hablar de holocaustos) no encuentra parangón en ningún otro siglo –y eso que las atrocidades no escasean a lo largo de la historia–.

Kublai Kan (nieto de Gengis Kan, el fundador del imperio mongol) fue el último gran Kan y el primero en notar que el saqueo, la destrucción y el genocidio no eran estrategias adecuadas para sostener un imperio en el largo plazo. Gracias a este descubrimiento, Kublai Kan llegó a acumular una fortuna tan descomunal que haría lucir a Bill Gates como un pordiosero, y se convirtió en el primer emperador de la dinastía China Yuan.

¿Pero cómo lo hizo Kublai? Su receta es conocida para quienes están familiarizados con el funcionamiento del sistema monetario hoy vigente: por un lado, institucionalización de la falsificación del dinero; por otro lado, curso forzoso del dinero impreso por las autoridades.

Tras leer el siguiente fragmento de la investigación de Jo Ann Cavallo acerca de las experiencias de Marco Polo en el seno del imperio mongol, comprenderás por qué no es exagerado afirmar que Kublai Kan fue, en el siglo XIII, el primer estadista moderno.


Los economistas de la Escuela Austríaca no se sorprenden cuando escuchan que el suministro de moneda era el mayor monopolio estatal. Durante la época en la que los gobernantes de Europa no podían hacer nada mejor que “recortar” monedas, los mongoles ya habían logrado instituir la moneda fiat en gran parte de su imperio.

Yuan_dynasty_banknote_with_its_printing_plate_1287

Billete de la dinastía Yuan con su placa de impresión de madera, de 1287. Los caracteres chinos más pequeños en la mitad inferior del billete dicen: “(este billete) puede circular en todas las provincias sin fecha de vencimiento. Los falsificadores serán condenados a muerte”.

Como explica Ron Paul, “El emperador, al igual que la gran mayoría de los políticos, encontró irresistible el atractivo del papel moneda”. [Marco] Polo relata que la casa de la moneda del Gran Kan estaba tan organizada que se podría decir que había “dominado el arte de la alquimia”. En efecto, mientras que los alquimistas nunca pudieron descubrir el secreto para transformar materia sin valor en oro, Polo señala que el procedimiento de emisión de papel moneda del Kan estaba “tan formalizado y tan impregnado de autoridad como si los billetes hubieran estado hechos de oro puro o plata”.

El Estado no sólo había convertido el papel sin valor en dinero, sino que además se beneficiaba del desgaste de los billetes: “Cuando esos billetes de papel han pasado tanto tiempo en circulación, se empiezan a desgastar y romper; entonces se los lleva a la casa de la moneda y se los cambia por billetes nuevos a un costo del 3 porciento de su valor”.

El Kan impuso el uso exclusivo de papel moneda entre la población mediante la amenaza de muerte: “El Kan poseía una cantidad tan grande de ese dinero que podía comprar todos los tesoros del mundo. Para todos los pagos que se realizaran en todas las provincias y regiones de su imperio, era obligatorio utilizar ese dinero. Y nadie se atrevía a desobedecer, por miedo a perder la vida”.

Los habitantes de la región no sólo eran forzados a utilizar el dinero fiat del Kan bajo amenaza de muerte, sino que además estaba prohibido usar monedas alternativas y periódicamente se los obligaba a entregar su oro, plata y piedras preciosas al Kan:

“Varias veces al año, todos aquellos que poseen piedras preciosas, perlas, oro y/o plata deben llevar sus riquezas a la casa de la moneda del Gran Kan, por decreto. La fortuna que esto significa es incalculable; y a todos se les paga con papel moneda. Así, el Gran Khan adquiere todo el oro, la plata, las perlas y las piedras preciosas de todos sus territorios”.

El Kan también incrementó su propio suministro de piedras preciosas a través del comercio exterior. Polo explica que “varias veces al año llegaban comerciantes con perlas, piedras preciosas, oro, plata y otros objetos de valor, como telas de oro y seda, los cuales eran entregados al Gran Kan”. Naturalmente, a los comerciantes se les pagaba con papel moneda inflacionario. Marco Polo, impresionado por la aparente capacidad alquímica del Kan para convertir papel en un equivalente del oro, no parecía consciente de su inevitable depreciación y de la consecuente inflación de los precios.

La primera tendencia inflacionaria marcada ocurrió después de que los mongoles conquistaran el sur de China en 1275. Ese fue el comienzo de una etapa de hiperinflación que continuó hasta la caída de la dinastía Yuan, en 1368.

  • Jose Kähmi

    También está el caso de Alejandro Magno, que fundió los tesoros de pueblos que iba saqueando para hacer dinero de buena calidad, y cuyo imperio se desmoronó por motivos políticos… pero eso no queda tan bien aquí, imagino.

    • El dinero fiat no acabó con el imperio mongol. Todo lo contrario: lo que hizo fue estirar su agonía.

      • Jose Kähmi

        Efectivamente, y la agonía y el martirio es lo que prefieren tanto los gobernantes como los gobernados. Irónicamente, el sistema bancario nació con el propósito de “evitar” que el Rey robara los depósitos de metales, multiplicando el interés popular por los mismos. Hasta a eso y más (vistos los artilugios financieros de hoy) llegan las ganas de la gente de que les den por el ojete.

  • Pingback: Satoshi, perdónalos, porque no saben que no saben()

  • Juanma

    Este artículo que no sé si lo leí entonces, lo he encontrado buscando el nombre de Kublai Kan.

    Si se me permite me gustaría señalar algunas tesis de la Escuela Austríaca que no me parecen convincentes, confrontándolas con tesis de David Graeber en su libro Deuda, los primeros cinco mil años:

    Las dos tesis pueden formularse del siguiente modo:

    1. “El mercado es producto de la espontaneidad de las acciones humanas”.

    Esta tesis creo que es cierta sólo parcialmente, es difícil pensar en las dimensiones del mercado como se desarrollaron en la antigüedad sin una agencia única, y con monopolio del dinero como unidad de cuenta para expandir el mercado. La tesis tiene, sin embargo, todo el sentido cuando se analiza desde la perspectiva de la información que se genera en el mercado y que es imposible por su volumen, por la dispersión, y por su subjetividad por el efecto coactivo del poder que hace que siempre busque nuevos modos de escapar al control de esa agencia única (que puede ser llamada Estado), sin embargo, hay que pensar que el Estado, o los Imperios, no buscan tanto el control total sino producir tal información. Lo que me permite afirmar que históricamente la función de unidad de cuenta es la primera que aparece (con todas las precauciones que la afirmación conlleva), lo que sería coherente con la tesis de Graeber que niega que el dinero se haya originado como producto de la insuficiencia del trueque.

    2. Derivada de la primera tesis definir “el dinero como el bien más líquido”, resulta de concebir el dinero como mercancía. La cuestión es que los bienes, las mercancías para que lo sean necesitan algún tipo de medida que las delimite (la etimología de mercancía hace referencia a agarrar, tomar…), que las exprese en unidades, y las convierta en objeto de intercambio, es decir que puedan estar sujetas por un precio. La fuerza de la tesis austríaca es que la mercancía como algo privado permite diferenciar lo que posibilita los precios de aquello que contienen. La tesis austríaca es importante a efectos prácticos porque es la única manera de diferenciar lo público de lo privado, los que defienden el dinero pensando en la unidad de cuenta tienden a eliminar tal diferencia (y en este error caen algunos teóricos defensores de las monedas sociales, niegan la función del dinero como depósito de valor, y por tanto como mercancía). El oro sufre de esta dificultad, como mercancía se puede atesorar, sin embargo, su precio puede ser reducido a signos que no se confunden con el oro físico, y si no como explicar la manipulación del oro y la plata. (El dinero podría ser definido como, entonces, como el título-signo más líquido)

    Bitcoin (como dinero en efectivo) fundamenta las dos tesis; en primer lugar hace imposible que una sola agencia se haga cargo del control de precios, eventualmente pueden aparecer diversas agencias que lleven a cabo proyectos que no se imponen, como ocurre cuando se controla el libro contable mayor; y en segundo lugar, el carácter público (clave pública) y privado (clave privada) bien diferenciado en el protocolo no sólo permite el control del individuo, sino que facilita imaginar distintos controles, o mejor es posible imaginar distintos agenciamientos para llevar a cabo tal y tal proyecto.