Pages

El Destino Manifiesto de Bitcoin

destinoCasi nadie defiende hoy la doctrina del “Destino Manifiesto”, quizás porque tal concepto suele asociarse a la expansión imperial de los EE.UU. en su etapa más agresiva –a la idea de que es tan obvio que los EE.UU. son cultural y políticamente superiores, que cualquier barbaridad está justificada mientras ayude a ampliar y reforzar su dominio–.

Al igual que la idea del comunismo como destino inevitable al que nos conducen las fuerzas de la Historia, la idea de un destino de gloria nacional escrito en las estrellas ha sido (correctamente) descartada como un delirio más de los tantos que han sabido camuflar los intelectuales al servicio del poder.

Tanto el paraíso comunista precedido por la dictadura del proletariado como el bombardeo a gran escala como método para civilizar el mundo lucen hoy –afortunadamente– como locuras monstruosas, pero eso no significa que debamos renunciar a la idea de un Destino Manifiesto.

Ya sabemos que la utopía comunista es un sueño que acaba en pesadilla, pero eso no significa que las fuerzas históricas han desaparecido con ella; los marxistas simplemente no supieron –o no quisieron– interpretarlas correctamente. Por su parte, los colonos de Norteamérica estaban realmente fundando una sociedad única, pero el experimento de un Estado reducido a su mínima expresión –y su correlato: las libertades individuales llevadas a su máxima expresión– degeneró rápidamente en el Leviatán más poderoso que el mundo jamás haya visto.

¿En qué fallaron estos ideales? El comunismo y el minarquismo comparten un error de base: la fe inquebrantable en el poder del Estado en manos de una vanguardia ilustrada. Ninguno de los promotores de estas utopías imaginaba que el Estado –esa institución milenaria que pretendían manipular para acelerar los cambios en la dirección anhelada– podía comérselos marinados en sus propias ilusiones, tal como antes se había comido a tantos otros revolucionarios y reformistas bienintencionados. Estaban convencidos de que ellos sí, a diferencia de todos los anteriores, podían domar al monstruo y ponerlo a su servicio.

Cuando el miope mira la historia ve el fracaso del monarquismo, de la democracia representativa, del fascismo, del comunismo, etc., sin ver lo que estos sistemas tienen en común: no ve que es el estatismo lo que ha fracasado siempre, en todas sus formas y en todos sus cometidos.

Bitcoin es una respuesta al fracaso estatal en materia de moneda, así como los sistemas de alarma domiciliarios son una respuesta al fracaso estatal en materia de prevención del delito, Uber es una respuesta al fracaso estatal en materia de regulación del transporte, airbnb una respuesta al fracaso estatal en materia de regulación del alojamiento, etc. etc. Con la salvedad de que Bitcoin, al igual que BitTorrent (la respuesta a la intromisión estatal en el intercambio de archivos digitales) y PGP (la respuesta a la intromisión del Estado en nuestras comunicaciones) no tiene oficinas que puedan ser clausuradas.

Bitcoin no es un intento más de capturar el poder coactivo para guiar a las masas desde una torre de marfil. De hecho, es exactamente lo contrario: Satoshi propuso reemplazar la brujería estatista –eso que los intelectuales prostituidos prefieren llamar “planificación centralizada” cuando se inspira en sus propios delirios megalomaníacos– por un sistema basado en teorías coherentes y contrastables, ancladas tanto en la realidad objetiva como en los principios de la acción humana.

Y dado que el control de la institución moneda es uno de los pilares del Estado moderno, la propia existencia de Bitcoin representa un reto al poder coactivo, un abierto desafío a la idea de que el mandato de unos (sean pocos o muchos, sean o no étnica o culturalmente homogéneos), bajo cualquier pretexto, es legítimo e inevitable, y que por lo tanto debemos resignarnos a la obediencia compulsiva.

Indiferentes ante la amenaza de violencia, los ciudadanos de Bitcoinlandia responden exclusivamente a sus propios intereses. Bitcoin, una entidad no limitada geográfica, política o ideológicamente, se resiste a ser cooptado por cualquier grupo de iluminados que crean encarnar su destino: dada su estructra fundamental, no hay manera de ejercer un control centralizado sobre todo el sistema, pues el costo de la desobediencia a las normas arbitrarias es prácticamente nulo.

En Bitcoinlandia, los desarrolladores proponen y los usuarios disponen. Es gracias al mercado libre que Bitcoin se mantiene seguro, robusto y práctico, no gracias a la democracia (el interés de una mayoría circunstancial a expensas del conjunto) o al consenso entre cinco monigotes encerrados en una habitación (por más dinero fiat que lleven en sus alforjas). En un mercado libre solo se admite la persuasión o la disuasión; tratar de mover a otros como si fueran piezas de ajedrez se paga inexorablemente con pérdida de influencia y reputación.

Pero esto choca de frente con el paradigma estatista. Los habituados al capitalismo de compinches seguirán apostando a la política, y el dinero fiat de los “capitalistas de riesgo” seguirá lloviendo sobre todo aquel que pueda imponer normas diseñadas a medida para garantizar sus privilegios.

En el mundo fiat, las maniobras de los lobbystas y sus amigos en el poder perjudican a todos los que podrían competir con ellos o beneficiarse de tal competencia. Mala suerte; seguirás pagando el precio de sus privilegios –o de su analfabetismo económico, si prefieres asumir buena fe– mientras puedan obligarte a hacerlo. Pero justo aquí es donde brilla el sistema de incentivos creado por Satoshi Nakamoto: en Bitcoinlandia nadie puede someterte a los dictados de un comité, puesto que la posibilidad de romper con quienes aspiren a monopolizar el sistema monetario y financiero se halla a un par de clicks de distancia.

El problema con el “Destino Manifiesto” es que a menudo quienes dicen haberlo identificado se autoproclaman guías de todos los demás. Bitcoin repele tales caracteres porque no es un movimiento; no requiere uniformidad de acción ni homogeneidad de pensamiento. Bitcoin tiene un Destino Manifiesto, pero no necesita profetas ni pastores ni ejércitos para alcanzarlo. Si eres capaz de discernirlo con claridad, y entiendes el contexto que lo hace imperioso, mejor para ti; no tienes que convencer a nadie de que Satoshi Nakamoto ha desatado fuerzas implacables. Para bien o para mal, todos llegarán a sentirlas eventualmente.

Por ahora, el destino de Bitcoin solo resulta manifiesto para quienes comprenden las peculiaridades de los sistemas complejos, la ubicuidad del orden espontáneo –así como las razones por las que este nunca puede ser del todo suprimido–, el concepto de propiedad emergente, los principios de la praxeología, etc.; en otras palabras, para quienes atesoran una profunda comprensión de la naturaleza del mercado y la naturaleza del Estado. Ellos heredarán el mundo.

Así como la revolución neolítica favoreció en su momento un nuevo tipo humano, capaz de trabajo duro y autodisciplina, la revolución Bitcoin favorece hoy a quienes transitan el angosto camino de la honestidad intelectual.

Imagen por geralt

AvatarBTC
  • Te tenemos

    “…los colonos de Norteamérica estaban realmente fundando una sociedad
    única, pero el experimento de un Estado reducido a su mínima expresión
    –y su correlato: las libertades individuales llevadas a su máxima
    expresión– degeneró rápidamente en el Leviatán más poderoso que el mundo
    jamás haya visto”.

    En el mundo bitcoin la desobediencia se paga con la pérdida del valor de tu dinero.

  • Sísifo

    Texto profundo y honesto que aviva las brasas de la libertad.

    • Me alegra que lo pienses, porque la idea era justamente esa: avivar la llama de la libertad –o quizás mostrar que, a pesar de todo, esta nunca se extingue–.

    • Tania188

      Ni que lo digas… muy bien expresado. Pero meter a la democracia representativa en el mismo saco, junto al comunismo, facismo y monarquismo es una exageración brutal.
      Y por cierto, se les olvido incluir al feudalismo… ¿por qué será ? jeje.

      Por todo lo demás, grandioso articulo. Lo leeré otra vez mañana para asimilar mejor el contenido.

      Saludos

  • Palamedes

    Libertad (que significa mercado libre, no derechos, ni igualdad, ni democracia), acción humana (naturaleza del ser humano, no de sus grupos) y un sistema de mano invisible que favorezca a los honestos y atrofie a los tramposos: esos pueden ser los compañeros de nuestra moneda. larga vida.
    Buen nivel filosófico el del artículo. enhorabuena.

    • Elogio de Palamedes vale por dos. 🙂

      • Sísifo

        Se acepta el multiplicador discriminante. A cada uno lo suyo.

  • Ramiro Prieto ن

    Aunque el artículo es bueno, un par de puntualizaciones. La primera es que el estado no tiene milenios, el feudalismo consistió en relaciones personales de vasallaje, en la que las partes asumían un contrato. Una parte juraba lealtad y la otra se comprometía a la protección del vasallo. Este sistema duró siglos.

    El estado en la forma que conocemos actualmente, surgió a finales del siglo XVIII, cuando se comenzó a discernir el concepto de “soberanía”. Y lógicamente hablar del Estado como algo genérico es bastante complicado, es como hablar de mamíferos en general, dentro de este grupo, los hay grandes como los elefantes, pequeños como los gatitos, incluso voladores como los murciélagos y nadadores como los delfines.

    El estado para un marxista es algo diferente que para un liberal, o incluso para un musulmán. En cualquier caso, no creo que haya que ver la historia como una sucesión de errores estatales, más bien creo que los tiempos cambian. ¿Sin los estados como habría sido el despliegue del ferrocarril?, ¿o la red telefónica?, los estados comenzaron con estos proyectos antes de que el mercado los demandase, incluso aunque no fueran rentables, pero se veía como algo que hacía avanzar las sociedades, y creo que fueron aportaciones positivas. Hoy día el negocio de las telecomunicaciones es rentable, y de desarrolla bajo las normas del mercado, pero en sus inicios no fue así.

    El problema de los estados actuales, no son los estados en si, si no las personas que los dirigen, en mi opinión.

    • Bitcoination

      La pregunta es ¿En un sistema descentralizado y distribuido cómo nos ponemos de acuerdo para construir el metro de la ciudad por ejemplo? Hay que ver los problemas que tiene el estado bitcoln para aumentar el tamaño del bloque.

      • 44dejunio

        Tienes http://www.bitnation.co para poder gestionarlo directamente y auditarlo con tu comunidad. Saludos

    • El problema de las mafias actuales no son las mafias sino las personas que las dirigen.

      • Cómo es Andrés

        Piensas que actualmente BTC está dirigido por la mayoría económica o por una mafia?

      • Morgana

        ¿Qué dices? Cualquiera que maneje una organización mafiosa es un mafioso. ¿Qué cambia si reemplazas a un dirigente por otro?

        • A buen entendedor

          Bitcoin es una mafia, unos quieren entrar a dirigirla y otros se resisten a salir.
          Los borregos como siempre entre el fuego cruzado sin enterarse.

        • Totalmente de acuerdo. Estaba contestando a esta afirmación de Ramiro:

          “El problema de los estados actuales, no son los estados en si, si no las personas que los dirigen, en mi opinión.”

          • NamColmenares

            Muy buen articulo, solo que me queda la suspicacia al igual que Bitcoinnation, como en una organización descentralizada nos pondremos de acuerdo para poder construir el metro de la ciudad? No estaremos asumiendo de primer plano que el protocolo Bitcoin es muy perfecto?. Creo que deberíamos tener cuidado, porque de hecho ya es un evento para no llamarlo problema la discusión del aumento del tamaño del bloque.

          • Fineas X

            Pienso que lo único bueno que tienen los sistemas descentralizados y distribuidos es el acceso a la información. Luego para llevar a cabo todo proyecto necesitamos una autoridad central. Bitcoin es posible gracias a todo lo que se ha hecho por iniciativas individuales y de forma centralizada, más rápido y menos costoso.

  • Pingback: Por qué Blockstream está condenado a fracasar()

  • Pingback: El fin del mundo tal como lo conocemos()

  • Pingback: ¿Y ahora qué? - ElBitcoin.org - Bitcoin en español()

  • harry lugard

    Hola a todos ¿Cómo estás hoy, mi nombre es Harry Lugard y estoy aquí para expresar mi palabra que tengo en mente para

    ayudar a la gente pobre que es tarjeta de cajero automático en blanco. esta tarjeta de llamada ATM sido su uso en

    cualquier cajero automático, y esto ATM tienen amigo clase de nombre llamada tarjeta principal y la tarjeta Visa, la

    tarjeta de la materia le puede dar hasta $ 800.000 por mes por qué la visa le puede dar $ 700.000 a $ 600.000 en un año

    por lo que mi querido hermano y hermanas encantadoras ¿por qué no poner nuestro esfuerzo para tratar esta muy buena

    oportunidad, esta oportunidad que todos tenemos que ganar dinero para ayudar a nuestro auto, tenga mucho cuidado de

    nuestros hijos preciosos, oportunidad de estar famoso y rico en vida. eres un estudiante que está buscando dinero para

    pagar su agarre faja de la escuela esta oportunidad para usted o es usted un trabajador su salario no se ha pagado y usted

    tiene un montón de billetes son para pagar también se puede llegar a conseguir el suyo, o tiene un gran problema que desea

    resolver usted ha estado buscando dinero debido al problema viene va a obtener dinero a través de esta tarjeta en blanco

    para resolverlo porque hay un problema saber que no tienen soluciones cuando se tiene el dinero si vienen sabe que son

    pobres y desea ser rico ayuda a sí mismo y ayudar a salir de la pobreza de su familia para conseguir esta tarjeta es muy

    fácil que te pondrá en contacto conmigo en mi correo electrónico: harrylugard190@gmail.com o yo WhatsApp +2348152719158 +447031953582