Pages

Bitcoin, la inspiración que nunca falla

Si soy libre, es porque siempre estoy a la carrera.

Jimi Hendrix

Fuente: tucker.liberty.me  Por Jeffrey Tucker

¿Es posible desarrollar un profundo y sentido afecto por una cadena de 1’s y 0’s? Es así como me siento con respecto a Bitcoin ahora mismo. Estoy muy orgulloso de esta pequeña herramienta, de esta increíble creación tecno-monetaria que, sólo 6 años atrás, apenas un puñado de individuos creyeron que podría funcionar. Hoy día, está emergiendo como una moneda refugio para todo el mundo.

Bitcoin-inspiraciónSi esa realidad no es suficiente para despertar un poco de humildad en las élites económicas y financieras, no sé qué podría serlo. Bitcoin ni siquiera debería existir de acuerdo a sus teorías. No fue creado por la Reserva Federal, ni por el congreso, ni por un genio académico. Fue creado por un programador con un nombre falso y liberado en un pequeño foro por donde solo transitaban algunos geeks totalmente desprovistos de poder político, que soñaban con una forma diferente de hacer las cosas.

Llevaba vivo en este mundo 10 meses completos, de enero a octubre de 2009, sin un valor económico reconocido. Y aún así, unos pocos cientos de personas siguieron trabajando en él, mejorándolo, testando la red, probándola para distintos propósitos. Entonces, un día, el gran eje de la historia hizo su aparición. El 5 de octubre de 2009 obtuvo una pequeña cantidad de valor de mercado. Este hecho fue la primera indicación clara de que podría funcionar.

Recuerda que casi nadie creía que fuera posible inventar una nueva moneda global hecha totalmente de código, fuera de la estructura bancaria, sin respaldo de ningún bien físico o promesas de algún gobierno, sin capital inicial invertido en el proyecto, sin grandes nombres tras él y sin apoyo institucional. Y aún así, allí estaba en aquel hermoso día, como un pequeño brote surgiendo del suelo, indicando que aquella pequeña cosa estaba viva y que podría crecer.

Sprout-in-barren-land¡Y vaya que si creció! Nada me molesta más que cuando la gente habla como si Bitcoin hubiera sido una desilusión porque aún está por debajo de su valor máximo conseguido hace 18 meses. Que tenga algún valor ya es asombroso. Que lograse obtener la paridad con el dólar es casi un milagro. Y que se haya convertido en un refugio seguro para un mundo monetariamente esclavizado, es alucinante.

Aquí está de nuevo pavoneándose con sus virtudes frente a las noticias del hundimiento griego, de la presión sobre el Euro, del deprimido mercado de valores en China… Este tipo de convulsión económica solía provocar una huida hacia el amarillo y pesado metal. Pero en el último mes, el oro ha fallado. De hecho, los precios parecen reflejar casi exclusivamente su valor industrial y no-monetario en este momento; todo un cambio tras 6.000 años de ser sinónimo de dinero contante y sonante, y una cobertura contra la inseguridad económica.

Esta pequeña herramienta digital –un libro de cuentas distribuido que funciona con unidades enteramente en control de sus dueños– lo ha desplazado. Mira lo que ha ocurrido con el precio. Lo que se puede observar en el gráfico es un reproche vivo a cada banco central, a cada académico dependiente del statu quo, y a cada aspirante a planificador económico. Simplemente sigue a la carrera: “Creo que puedo hacerlo, creo que puedo hacerlo, creo que puedo hacerlo…”

btcpricePor mucho que nos guste hablar sobre el precio del Bitcoin, sin embargo, no es esa la parte importante. Incluso si cada unidad valiera un simple penique, eso bastaría para probar que la tecnología funciona, que el código puede ser dinero, que el dinero puede tener valor al margen del sistema bancario, de los gobiernos, de los objetos físicos, que hay realmente una forma peer-to-peer de transferir valor instantáneamente a cualquier parte del mundo.

La belleza del mundo digital reside en su maleabilidad y en su capacidad de reproducir de forma infinita cualquier cosa que entre en sus dominios. Pero cuando se trata de dinero, esas no son propiedades deseables. La enorme contribución de Bitcoin ha sido el hackeo de la naturaleza misma del mundo digital; la introducción de un protocolo inmutable que reproduce digitalmente los atributos del mundo físico que una moneda necesita. Es un patrón oro en la nube –pero mejor, porque no ha sido creado ni es manejado por ningún gobierno–.

Como ha dicho Andreas Antonopoulos, el dinero en el futuro será digital, ya no hay duda. La cuestión es si el dinero será una herramienta usada por el estado, o si pertenecerá a la gente. Que Bitcoin introdujera esta opción para nosotros debería inspirar respeto y gratitud.

Que nunca te digan que no hay salida. Ningún sistema está tan bien cerrado como para no dejar escapatoria.

Leer texto original, en inglés

Imagen de Wikimedia Commons

, ,

  • robert martin

    Ley de Amara: Tendemos a sobreestimar el efecto de la tecnología en el corto plazo y a
    subestimarla a largo plazo.

    Si Bitcoin no existiera habría que inventarlo. Aún no nos damos cuenta de ello pero es uno de los mayores descubrimientos/inventos de la historia política universal. Un dinero fuera del alcance manipulador y coactivo de los políticos (¡¡ Genial !!). Ahora sólo hace falta ir convenciendo a la gente, poco a poco, de que esto ya no tiene marcha atrás. Los que tomen conciencia de ello y se preparen tendrán una gran ventaja frente a los que aún esperan que papá Estado se ocupe de todo. El Estado no podrá ocuparse de todo porque el depósito de valor estará en manos de la gente que no va a dejarse robar como hasta ahora. Es emocionante ver cómo, de forma lenta pero imparable, la gente se va dando cuenta de esto.

    • Drogoteca

      No quiero gente “convencida”.
      Prefiero personas despiertas.

    • Palamedes

      Qué simpático ese señor Amara, no lo conocía. hay leyes para todo. ya he aprendido algunas cosas hoy. gracias a los dos.

  • Palamedes

    Me preocupo poco por las gráficas. me las tienen que poner delante porque yo no voy a buscarlas. esta casi paralela de precio y volumen es impresionante, rara de ver. de hecho, he mirado en la página de referencia y a partir de la fecha última se rompe un poco el paralelismo. no hay que olvidar que los precios de un activo suben porque los que quieren comprar ponen más interés en comprar que los que quieren vender en vender. esto son buenas noticias para los que queremos que aumenten el precio y el uso.

    La cita de Anotonopoulos es interesante porque deja las cosas al borde del futuro. si sólo de la gente dependiera, yo creo que pertenecería al estado, porque la gente quiere seguridades. pero no todo depende del uso de la gente, también la construcción del propio artilugio tecnológico influye, y la del bitcóin pide libertad e individualismo. o se desarrolla con esas dos cosas o no será bitcóin.

    • Hay gentes y gentes…

    • Drogoteca

      El mayor valor de Bitcoin sigue sin ser numérico.

  • 1sy0s

    Una moneda que basa su valor en el hecho de que más personas la utilicen, en cualquier momento puede fallar.
    La verdad es que si yo cambio mis ahorros por cosas que sustenten mi vida, no me importa qué moneda la gente prefiera utilizar.

  • Heberest

    “Como ha dicho Andreas Antonopoulos, el dinero en el futuro será digital”
    —–Bill Gates y Robert Kiyosaky lo dijeron a principios de los 90.

    • Aclaración

      Digital ya es, la discusión es si debe ser centralizado, anónimo y deflacionario.

      • Aclaración

        Y respaldado por el uso. 😉